Internacional

Piñera: “estamos en guerra”

Escrito por Armando Lopez

Santiago de Chile, Chile. – (Agencias) El peor estallido social desde la caída de la dictadura se ha intensificado este domingo en nuevas protestas y violentos enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad, asi como saqueos entre la población que han originado ya ocho muertos, cinco de ellos en el incendio de una de las tiendas de ropa Renca, al norponiente de la capital Santiago de Chile, dos mujeres  fallecieron en el municipio de San Bernardo, al sur de la capital, un hombre más murió en el centro de la ciudad.

En ese escenario, el mandatario apostó esta noche nuevamente por instalar la confrontación entre sus compatriotas: “El general Iturriaga está a cargo de este estado de emergencia, y ha podido disponer de 9.500 hombres para resguardar la paz, tranquilidad y sus derechos y sus libertades”, indicó. 

Sebastian Piñera

El presidente Piñera, poniendo énfasis a los actos violentos que han destruido una buena parte de la red de estaciones del metro de Santiago, saqueado supermercados y locales comerciales o incendiado autobuses, y no en las demandas sociales que motivaron las manifestaciones pacíficas en paralelo, dijo: “estamos en guerra contra un enemigo poderoso, que está dispuesto a usar la violencia sin ningún límite”.

Ricardo Lagos Weber

De inmediato le ha respondido el senador de oposición, Ricardo lagos Weber, quien le ha dicho, “Presidente Sebastián Piñera, ¡no asuste a la ciudadanía! No estamos en guerra. Enfrentamos una crisis política, mal manejada por el Gobierno, cuyo tema de fondo es la desigualdad. Este tipo de declaraciones no ayuda a crear un clima de entendimiento”.

Los manifestantes han desafiado el toque de queda decretado por el Ejército, que ha prohibido a los ciudadanos a salir hasta las seis de la mañana de este lunes. En casi todo Santiago se escucha el sonido del claxon de los coches en señal de protestas en la segunda noche del toque de queda en la Región Metropolitana (RM). Los ciudadanos inconformes han ignorado el toque de queda mediante protestas pacíficas y violentas, como las sucedidas el sábado, en el primer día del toque de queda, donde han sido detenidas 241 personas por no respetar el mandato de no trasladarse a la ciudad.

El jueves pasado, como respuesta al aumento en el precio del boleto del metro propuesto por parte del Gobierno de Piñera, se ha producido el más violento estallidos social desde la dictadura.

Andrés Chadwick

El ministro del Interior, Andrés Chadwick ha dicho en un mensaje desde la Moneda este domingo: “No nos engañemos. Estamos enfrentando una verdadera escalada que sin duda es organizada para causar un grave daño a nuestro país y a la vida de cada uno de los ciudadanos”. De acuerdo con el ministro del Interior, al menos 716 personas han sido detenidas por los disturbios.

Durante todo este día se han producido saqueos y enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de la policía en diferentes ciudades del país. El instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) informó de que al menos 22 personas han sido victimas del uso excesivo de la policía. En Santiago, se encuentran unos 8,000 efectivos militares para controlar la ciudad, así como el vuelo de helicópteros desde anoche sobre la capital.

Hasta este momento, se encuentran bajo el toque de queda, según afirmó Chadwick, Valparaíso, Biobío, Coquimbo y O´Higgins, la comunas de región Metropolitana, la ciudad de Antofagasta (norte) y Valdivia (sur) y se encuentran en trámite los decretos de emergencia para todas las comunas de Valparaíso, para la ciudad de Talca, Chillán, y Chillán Viejo, Temuco y Padre Las Casas y la ciudad de Punta Arenas restringiendo la libertad de tránsito y las reuniones de ciudadanos. En todas estas ciudades se han registrado enfrentamientos violentos.   

El caos se extendió al aeropuerto de Santiago, donde cientos de vuelos fueron cancelados. Miles de personas esperaban en las terminales la reprogramación de sus vuelos, durmiendo en los pasillos, a los que empezaron a sumarse quienes llegaban a la capital y preferían no trasladarse a sus alojamientos en pleno toque de queda. “No hay autos para ir a Santiago y se acabaron las bebidas de máquinas expendedoras. El hotel se llenó y se acabó la comida”, explicó el usuario @renenaranjo en Twitter.

Edificio El Mercurio en Valparaíso

En el caso de Valparaíso, hubo violentos ataques a comercios y a estaciones del metro, y, se ha incendiado la sede del periódico “El Mercurio”, el periódico más antiguo en lengua castellana. La situación en el país es crítica. Este domingo han salidos algunos ciudadanos a limpiar las estaciones del metro que han sido Vandalizadas. En la capital Santiago, algunas líneas aéreas han cancelado sus vuelos, se han cerrado supermercados y centros comerciales por seguridad, la gente sale en busca de comercios abiertos donde abastecerse, y la mayoría de las farmacias están cerradas. Se han suspendido las clases para este lunes.

Desde 1987, los últimos años de Pinochet, no se había decretado un toque de queda. Sin embargo, según analistas, a diferencia de entonces, los manifestantes no parecen tenerle miedo a la autoridad militar. Son los jóvenes, menores de 30 años, quienes, desde la revuelta de los “pingüinos” en 2011, han salido a las calles, y que, además, no vivieron el régimen de la dictadura.  

Desde que comenzó el toque de queda, la noche del sábado, la ciudadanía ha salido a manifestarse pacíficamente, inclusive en zonas de nivel económico alto de Santiago como Providencia, La Reina y Los Condes, con cacerolazos.  Mientras, en diferentes partes del país se llevaban a cabo protestas que eran desbordadas por la multitud que saqueaba supermercados y grandes tiendas, desde se llevaban desde alimentos hasta electrodomésticos.

(de izq. a der.) Andrés Chadwick, Senador Jaime Quintana, Sebastián Piñera, diputado Iván Flores y Haroldo Brito, presidente de la Corte Suprema

Por la tarde, se llevó a cabo una reunión convocada por el presidente Sebastián Piñera, en la Moneda, con los otros poderes, el Legislativo y el Judicial, para enviar una señal de unidad en estos momentos. A pesar de los llamados del presidente Piñera al diálogo y a defender la democracia, y que suspendiera el aumento del metro, causante de las protestas, y convocara a una mesa de diálogo “amplia y transversa” para encontrar la solución a las demandas “tan sentidas como el costo de la vida” de la ciudadanía, no se ve en corto plazo la solución al conflicto. Aunque por la noche de nuevo instara a la confrontación.

Este lunes, inicio de la semana laboral, se pondrá a prueba el funcionamiento del metro en la ciudad, que luce con destrozos importantes, orgullo de los chilenos por su buen funcionamiento, y que cerca de 2.8 millones de usuarios lo utilizan diariamente, y que resulta imprescindible en una ciudad con enormes dificultades de transporte.

Organizaciones de la sociedad civil publicaron una carta donde convocan a un nuevo pacto social. Dicen, en el escrito, que “como sociedad civil invitamos y emplazamos a todas las autoridades a sumarse a un diálogo, sin simulaciones, con la disposición de alcanzar transformaciones profundas capaces de incluir a esos/esas millones que hoy manifiestan su indignación. Solo de este modo, alcanzaremos la anhelada paz social que Chile requiere”.

Acerca del autor

Armando Lopez

Deja un comentario