Editorial

AMLO: Antes no iba, hoy no puede ir

Escrito por Andres Suarez

Andrés Manuel López Obrador pasó de negarse a acudir a Puebla, a no poder entrar a dicho estado. 

No se usted, pero yo pienso que López Obrador debió acudir a la ceremonia luctuosa de la Gobernadora de Puebla y del Líder de los Senadores Panistas. No era un momento para desligarse de sus responsabilidades y enviar a la Secretaria de Gobernación.

Tenía que llenarse de valor y acudir a rendirle honor a Martha Erika Alonso y Rafael Moreno Valle. Quizá fue prudencia. Quizá fue cobardía. Lo cierto es que mandó a Olga Sánchez a representarlo. Se escondió detrás de ella,  le apostó a que a una mujer no le gritarían insultos (o quizá pensó que mejor que la insulten a ella que a él).

Recuerda usted cuando Peña Nieto mando a su esposa a responder lo de la Casa Blanca. Yo si, y me pareció un cobarde.

Hoy es algo parecido, pero con otros personajes.

No creo que detrás de la tragedia se encuentre López Obrador. Pero antes de decir algo preciso hay que hacer investigaciones independientes. Ah, y desgraciadamente sean cuales fueran los resultados de esas investigaciones, presiento que pocos las van a avalar, siempre quedará la sospecha del complot.

Es un hecho que empieza  a cobrarle factura a nuestro Presidente esa mala vibra de gobernante con dos discursos: el de la conciliación y el del insulto, la amenaza y el desprecio a sus semejantes. 

A 24 días de iniciar su mandato, el poderoso hombre de izquierda ya logró que le lance los calificativos de asesino que años atrás sus seguidores le dijeron en redes sociales a Felipe Calderón y a Enrique Peña Nieto. Seguramente es injusto que se le grite asesino y que se inunden las redes sociales con dicho calificativo, como igual de injusto fue en los casos de los anteriores mandatarios.

Bien dicen que los actuales carniceros serán las reses del mañana.

Acerca del autor

Andres Suarez

Deja un comentario