Internacional

Arde Libia, incendian el Parlamento en Tobruk

Columnas de humo negro podían observarse desde lejos, cuando los manifestantes quemaron llantas e incendiaron vehículos durante la protesta del viernes

Trípoli, Libia. – (Agencias) Libia, un país convulsionado después de la invasión de Estados Unidos y la OTAN, que dejaron un país dividido y en la miseria. Ahora el pueblo libio lucha por las condiciones de vida y la crisis profunda en que se encuentra el país.

Esta vez, las protestas han llegado a las puertas del poder legislativo. Miles de manifestantes se dieron lugar en el Parlamento de Libia, en la ciudad oriental de Tobruk, y su rabia por las condiciones de vida y meses en estancamiento político lo externaron al prender fuego al edificio.

Columnas de humo negro podían observarse desde lejos, cuando los manifestantes quemaron llantas e incendiaron vehículos durante la protesta del viernes, después de que un manifestante atravesara la puerta del complejo con una excavadora y otros atacaban las paredes con picos y mazos, según informó la prensa local. El edificio estaba vacío ya que le viernes es fin de semana en Libia.

El Parlamento de Libia se encuentra en la ciudad de Tobruk, a más de 1,000 kilómetros al este de la capital, Trípoli, desde que se produjo un cisma este-oeste en 2014, tres años después de la invasión de la OTAN tras apoyar el derrocamiento de Muamar Gaddafi, el líder libio.

Una legislatura separada, conocida formalmente como el Alto Consejo de Estado, tiene su sede en Trípoli, ya que el país del norte de África, rico en petróleo, sigue dividido entre administraciones rivales que compiten por el control. Unos apoyados por la ONU y Estados Unidos y, otros, liderados por el general Jalifa Haftar y apoyados por Francia y otros países.

Libia ha sufrido días de cortes de energía en pleno calor sofocante del verano, una situación que empeoró debido al bloqueo de las instalaciones petroleras claves en medio de la rivalidad política de las dos partes. “Queremos que las luces funcionen”, fue el grito que corearon los manifestantes, algunos de los cuales blandieron las banderas verdes del régimen de Gaddafi, en recuerdo de una Libia unida y prospera. El parlamento condenó los “actos de vandalismo y el incendio” de su sede.

Los manifestantes se reunieron en otras ciudades el viernes, incluida Trípoli, donde los manifestantes sostuvieron imágenes tachadas de Dbeibah y Bashagha. “Protestas populares han estallado en toda Libia exasperadas por el colapso de la calidad de vida, toda la clase política que la fabricó y la ONU que los complació por entregar el cambio prometido”, escribió en Twitter Tarek Megerisi, del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores. “Las cosas se están intensificando rápidamente y la respuesta definirá el verano de Libia”.

El jueves, la Corporación Nacional de Petróleo de Libia (NOC, por sus siglas en inglés) anunció pérdidas de más de 3.5 mil millones de dólares por cierres y declaró fuerza mayor en algunos sitios, una medida que la libera de obligaciones contractuales debido a circunstancias fuera de su control.

La NOC dijo que la producción «cayó drásticamente» y que las exportaciones habían caído a entre 365,000 y 409,000 barriles por día, una pérdida de 865.000 barriles por día en comparación con el promedio antes de abril. Las fuerzas de del general Haftar controlan las principales instalaciones petroleras. Una caída en la producción de gas ha contribuido a los cortes de energía crónicos de Libia, que han durado hasta 12 horas al día.