Estado

Atienden 3 casos graves de adicción a videojuegos

Escrito por La Prensa Monclova

La Prensa

Los videojuegos no son determinantes, pero sí un factor para la violencia, afirmó la especialista en niños y adolescentes Santos Guerrero García, quien agregó que ha atendido en los últimos meses  3 casos graves por adicción a los video juegos, uno de 8 años de edad.

Otro dato importante que aportó, es que de 7 casos que atiende diarios, 3 tienen uso perjudicial de la tecnología y el problema predomina en menores de entre 8 y 14 años de edad, incluyendo niñas.

La psicóloga aclaró que incluso en el manual de terapias DSM 5, ya se incluyó como trastorno la “Adicción a la cibernética”.

Dijo que entre los casos que ha atendido tan solo en el último trimestre del 2019, está un joven de 16 años que incluso se debió turnar a atención siquiátrica, otro de 14 años y un pequeño de 8 años de edad.

Precisó que los cambios que presentan son aislamiento porque ya no les interesa socializar, sólo piensan en el juego.

Otro de  los aspectos es el bajo rendimiento escolar debido a las desveladas, ya que todos tienen en común que no rinden en clases por falta de sueño, debido a que se duermen incluso hasta las 4 de la madrugada por estar jugando.

Un agravante en estos casos, es que los mismos padres no mantienen la terapia o disciplina de restringirles los videojuegos, porque son tan graves los casos que los niños o jóvenes presentan síndrome de abstinencia.

Ansiedad, agresión, inquietud psicomotora, insomnio, que solo se les controla cuando tienen de nuevo el control en sus manos y como a la mamá se le hacía mucho sufrimiento para su hijo, le prestaba el videojuego, aún con la restricción psiquiátrica”.

Dijo que los videojuegos y la tecnología en general, son buenos cuando se usan con medida, lamentablemente en la actualidad, nada de eso se usa con mesura, sino en exceso y de esta forma se derivan más cosas negativas que positivas.

Los niños se vuelven sedentarios y tienden al sobrepeso, no tienen relaciones sociales adecuadas, sus psicomotricidad queda truncada porque órgano que no se usa se atrofia y pierden habilidades motoras que son muy importantes para el desarrollo del sistema nervioso central”.

Explicó que una cosa es la adicción a los videojuegos y otra el uso perjudicial, que es cuando no has llegado a la adicción pero ya el uso excesivo de los mismos está causando estragos en la vida de los usuarios.

Puntualizó que la adicción se presenta cuando ya interfiere en las 3 esferas de la vida del individuo: social, familiar y escolar (o laboral).

Y para sacarlos de una adicción se requieren al menos 6 meses constantes de terapias acompañadas de la abstinencia.

Mientras que el uso perjudicial ya repercute en la conducta y obligaciones de los menores, sin llegar aun a la adicción.

Del caso de ayer que cimbró al país, debido a que un niño de 11 años atentó contra sus compañeros, profesores y contra sí mismo, en el colegio Cervantes de Torreón, trascendió que era huérfano de madre y estaba bajo cuidado de su abuela, mientras su padre estaba de viaje por cuestión laboral.

La psicóloga refirió, que probablemente el refugio del niño eran los videojuegos, para de cierta manera tener contacto “con algo” y olvidarse de sus sentimientos de soledad y abandono.

Los niños no necesitan a los abuelos, necesitan a su papá y a su mamá y aunque no puedo hacer un diagnóstico real y preciso de este caso porque no conozco la psicodinamia de la familia, pero de manera general lo comento, a veces los abuelos somos muy sobreprotectores con los nietos y eso también es destructivo”.

En cuanto a las calificaciones del niño del que se afirma era un excelente estudiante con notas sobresalientes, la especialista recalcó que no se trata de ver cuán inteligente es la persona, sino qué está haciendo con esa inteligencia.

El individuo es un ser biosicosocial, así que hay que evaluar cómo es la persona en lo intelectual, en lo psicológico y en la conducta, porque hay seres extraordinarios con un coeficiente sobresaliente, pero de ejemplo está Hitler”.

Finalmente, la psicóloga reiteró que los límites los deben marcar los padres, quienes por el contrario, le comentan en terapia que les compran los objetos “para que se entretengan” pero luego los dejan con los aparatos y se olvidan de sus hijos.

Acerca del autor

La Prensa Monclova

Deja un comentario