Editorial

Ayúdate con vitamina D

Escrito por Redacción

Silvia Ojanguren
EL GRÁFICO

La vitamina D tiene un papel especial en el organismo por su aporte de calcio y fósforo, pero tiene otro valor. Recientemente se han descubierto sus beneficios en la modulación de la respuesta inmunológica. En México, uno de cada tres adultos tiene deficiencia de vitamina D.

Leonardo Alberto Martínez Rodríguez, internista con Maestría en Ciencias Médicas, explica que la deficiencia se ha asociado con afecciones patológicas, incluidas infecciones, enfermedades autoinmunes y alérgicas.
virtudes de la vitamina.

El 90% de la vitamina D que produce el cuerpo proviene de una reacción fotosintética en la piel, al recibir rayos UV del sol, mientras que el otro 10% se adquiere de ciertos alimentos como atún, salmón, sardina, champiñones, leche fortificada, aceites de hígado de pescado.

Para su síntesis se deben “tener exposiciones solares cortas y controladas en horas de menor intensidad del sol, antes del mediodía y después de las 15:30 horas”. Los llamados ‘baños de sol’ que se recomiendan a los recién nacidos, pero en realidad todas las personas debemos tomarlos. Es suficiente que se encuentren expuestos brazos, piernas y rostro.

Efectos positivos
Se sabe que la vitamina D mejora el control de la glucosa en pacientes con diabetes y que su insuficiencia puede aumentar el riesgo de padecer diabetes mellitus y depresión.

El sistema inmunológico es una de las armas que tiene el cuerpo contra enfermedades e infecciones virales. Se pueden señalar al menos tres acciones que pueden optimizar su función, según el doctor Martínez:
– Eliminar los agentes de daño, que causan deterioro y mala función, como fumar, consumo de alcohol en exceso y drogas, además de la exposición al sol sin protección.
– Control de estrés y ansiedad. Es importante lograr una adecuada salud mental y espiritual, modificando la forma en cómo se percibe y maneja el estrés.
– Higiene del sueño. Evitar desvelarse de forma rutinaria y el uso de pantallas antes de dormir. La falta de sueño arrastra el sistema inmunológico hacia abajo, afecta el sistema nervioso y la forma en que interactuamos.

Acerca del autor

Redacción

Deja un comentario