Editorial

Aztlán. De incendiario a bombero

Escrito por Redacción

Desde tiempos de Salinas hasta convertirse en Presidente de Mexico, Andres Manuel Lopez Obrador, se distinguió por organizar marchas como una forma de protestar por cualquier acción gubernamental que a su juicio violaba los intereses ciudadanos. Incendiaba al país de tal manera que el gobierno en turno no podía ignorar dichos movimientos, no solo por la naturaleza de las protestas sino porque en la mayoría de las ocasiones afectó carreteras, el zócalo capitalino, pozos petroleros y en distintos lugares la circulación productiva de los distintos sectores fue mermada considerablemente por él. 

Por todo lo anterior resulta absurdo y es una burla la actitud tomada en relación a la marcha encabezada por Sicilia y los Le Barón a quienes se negó a recibir en Palacio Nacional, según él, porque debe cuidar la investidura. Estimado lector, el Señor Presidente, al asumir la postura de bombero, ahora se está burlando de los mexicanos como en todas las decisiones que ha tomado y hay algo digno de admirarse, la inocencia de los “chairos” que lo siguen y justifican a ultranza, como en este caso, condenando la marcha en contra de Sicilia y señalando a los Le Barón por lucrar con la muerte de sus hijos (infamia que nos duele a todos y perpetrada por El Presidente mismo y sus esbirros)
Los asesores debieran escudriñar en la historia el destino de quienes como AMLO abusan de la ignorancia humana.
Lo bueno es que el sexenio no dura más de seis años y ya quedan menos de 5. Para allá vamos!

Acerca del autor

Redacción

Deja un comentario