Religión

Biólogo molecular católico: Vacunas contra el COVID-19 son seguras y eficaces

Imagen referencial / Crédito: Unsplash


El biólogo molecular filipino-estadounidense y sacerdote dominico, P. Nicanor Austriaco, detalló que, según las cifras más recientes, las vacunas que se están probando en el mundo contra el COVID-19 “son seguras y eficaces”.

Además, el también profesor de biología y de teología en Providence College (Rhode Island) e investigador del Centro de Teología, Estudios Religiosos y Ética de la Universidad de Santo Tomas en Filipinas, respondió a una serie de dudas, temores y cuestionamientos respecto a los posibles efectos de las nuevas vacunas.

“Los números lo dicen todo. Y lo que dicen los números es que estas vacunas son seguras y eficaces. Se probaron decenas de miles y desarrollaron una respuesta inmune adecuada al virus SARS-CoV2. Se analizaron decenas de miles y ninguno se enfermó gravemente ni murió a causa de las vacunas”, indicó el P. Austriaco en un post publicado desde su cuenta de Facebook el 10 de enero.

Según el presbítero, “tan pronto como esté disponible una vacuna COVID-19 para la cual soy elegible, ya sea en los Estados Unidos o aquí en Filipinas, tengo la intención de vacunarme con ella”.

“¿Por qué? Primero, porque estas vacunas salvarán vidas y protegerán nuestro sistema de atención médica. Pondrán fin a la pandemia y eliminarán la amenaza siempre inminente de la cuarentena y el distanciamiento social. ¡Nos permitirán abrazarnos de nuevo!”, aseveró.

También dijo que confía “en el proceso científico que se ha llevado a cabo en el desarrollo y la prueba de estas vacunas”.

“Estas vacunas se basan en décadas de investigación. No es como si los científicos se hubieran despertado una mañana al comienzo de la pandemia y comenzaran desde cero. Conocemos el ARNm desde hace más de 50 años y sabemos cómo se fabrica, utiliza y destruye en la célula. También conocemos los virus de ARN desde hace décadas, incluida la subclase de virus de ARN que se denominan coronavirus”, aseguró el experto.

Mitos y verdades sobre los efectos de las vacunas

El P. Austriaco confirmó que las vacunas tendrán efectos secundarios, lo cual ha sido demostrado en los ensayos clínicos, pero pidió no tener miedo.

“Espero tener un brazo adolorido durante un día o dos. Espero tener fiebre y sentirme agotado por un tiempo. ¡Pero estos son signos de que la vacuna está funcionando! Estas son señales de que la vacuna está impulsando mi respuesta inmunológica para que pueda producir esos preciados anticuerpos que eliminarán el virus COVID-19 si me expongo a ellos de verdad en el futuro”, aseguró el biólogo molecular.

También recordó que “el dolor, la incomodidad y el simple inconveniente no se comparan con lo que experimentaría si tuviera un caso severo de COVID-19, o Dios no lo quiera, con lo que experimentaría otra persona si lo infectara con COVID-19 y terminara en UCI”.

Respecto a la detección de raras reacciones alérgicas a las vacunas, aseguró es “una posibilidad real”, ya que “las dos primeras semanas de la campaña de vacunación en Estados Unidos, se registraron veintiún casos de respuestas alérgicas graves entre 1.893.360 vacunaciones”. “La mayoría de estas respuestas alérgicas (71%) ocurrieron dentro de los 15 minutos posteriores a la inyección”, acotó.

No obstante, dijo que eso no es motivo de preocupación, ya que las “veintiun personas que experimentaron una respuesta al pinchazo de COVID-19 tenían antecedentes de reacciones alérgicas negativas”. “Por tanto, es poco probable que yo mismo experimente esta reacción”, comentó.

También dijo que una solución para las respuestas alérgicas es el medicamento EpiPen.

Respecto a que algunas personas fallezcan a los días o semanas después de ser vacunadas, comentó que hay algunos informes al respecto. No obstante, aseguró que “no hay evidencia alguna de que estas personas murieran a causa de la vacuna”.

“Estamos vacunando a millones de personas en todo el mundo en este momento, por lo que deberíamos esperar que algunas mueran unas semanas después de recibir la vacuna. ¿Por qué? Porque la gente muere. Especialmente personas mayores. Era su momento, tanto si habían recibido la vacuna como si no”, explicó.

Otro supuesto efecto de las vacunas es la infertilidad femenina. Para el P. Austriaco, esta afirmación “se basa en una supuesta similitud entre la proteína SARS-CoV2 Spike, que es el objetivo de las vacunas COVID-19 fabricadas en Estados Unidos”; y “el Reino Unido y la proteína Syncitin-1 que se encuentra en la placenta humana”.

“La afirmación es que una respuesta inmune contra la proteína Spike desencadenaría una respuesta inmune similar contra la proteína sincitina-1 que hace que las mujeres sean infértiles. Esta afirmación no es razonable y no está respaldada por la ciencia. Spike y Syncitin-1 son proteínas completamente diferentes”, aseguró el experto.

Agregó que estas “comparten una similitud de 4 aminoácidos de los 1273 aminoácidos de la proteína Spike. ¡Es como decir que dos chicos, uno de Corea y otro de Dinamarca, son similares porque tienen ojos de color marrón oscuro! Estos dos niños pueden tener los ojos de color marrón oscuro, pero todo lo demás es diferente en ellos”.

“De la misma manera, ¡cuatro de miles de aminoácidos similares no hacen que dos proteínas sean similares entre sí!”, aseguró.

El P. Austriaco cree que “si una respuesta de anticuerpos contra el COVID-19 desencadena una respuesta contra la placenta humana, entonces esperaríamos que el COVID-19 desencadenara abortos espontáneos cuando el cuerpo ataca la placenta mientras ataca al virus”.

No se ha observado un aumento en los abortos espontáneos entre las más de 45.000 mujeres embarazadas que han sido infectadas con el SARS-CoV2 desde el comienzo de la pandemia”, recordó.

“Por último, hay informes de mujeres que quedaron embarazadas durante los ensayos clínicos de la vacuna después de haber desarrollado una respuesta inmune contra el virus SARS-CoV2. Esto demuestra que la vacuna no los hizo infértiles”, agregó.

Otro temor al que respondió el biólogo, es a la posibilidad de la reprogramación del ADN con el uso de las vacunas. Este confirmó que tal “afirmación se basa en un supuesto mecanismo mediante el cual el ARNm de COVID-19 que se incluye en las vacunas Pfizer y Moderna se vuelve a codificar en el ADN que luego se inserta en el propio ADN de la persona vacunada”.

“Una vez más, esta afirmación no es razonable y no está respaldada por ninguna ciencia. En su mayor parte, cada célula humana tiene cientos de miles de copias de su propio ARNm en cualquier momento. NUNCA hemos visto estos ARNm codificados de nuevo en el ADN y reinsertados en el ADN del ser humano, incluso cuando la célula está infectada con un virus de ARN que tiene la enzima o máquina molecular llamada transcriptasa inversa, que es necesaria para convertir el ARN en ADN”, explicó.

El P. Austriaco dijo que “si esta afirmación fuera cierta, entonces las células humanas infectadas con un virus de ARN contendrían ADN nuevo del ARNm de la persona”. “Nuevamente, esto NUNCA se ha visto”, confirmó.

El presbítero dominico dijo que, como científico, tiene la obligación de “respetar la evidencia, ya sean datos de la ciencia o datos de la revelación divina, y simplemente no hay evidencia de que las vacunas de ARNm reprogramen nuestros genes”.

Límites éticos de las vacunas

El P. Austriaco también aprovechó para abordar las complicaciones morales planteadas por las líneas celulares fetales derivadas de un aborto hace décadas y que se utilizaron para fabricar algunas de las vacunas COVID-19.

“Como sacerdote, sé que diferentes personas tienen diferentes umbrales de sensibilidad al mal. Algunos sienten el mal de manera exquisita. Otros no tanto. Por lo tanto, deberíamos esperar que diferentes personas lleguen a diferentes conclusiones morales que incluso podrían oponerse entre sí mientras ambas siguen siendo respuestas virtuosas”, dijo.

A nivel personal, el sacerdote aseguró que evitará “las vacunas hechas con estas líneas celulares”. “Sin embargo, como ha señalado el propio Vaticano, no es inmoral valerse de estas vacunas moralmente controvertidas, especialmente si no hay otras opciones disponibles”, dijo.

“Al final, creo que los éxitos sin precedentes y realmente inesperados que hemos presenciado en la producción de estas vacunas son una bendición del Señor. Si me hubiera dicho durante el primer encierro que tendríamos un puñado de vacunas seguras y eficaces listas para usar durante el primer año de la pandemia, habría sacudido la cabeza con incredulidad. Y, sin embargo, ¡te deum laudamus!”, concluyó el P. Austriaco.

A continuación, el texto completo escrito por el P. Nicanor Austriaco.

Durante los últimos meses, he recibido numerosos correos electrónicos preguntando sobre mis puntos de vista sobre las vacunas COVID-19. He estado muy ocupado con el manejo de la pandemia de COVID-19 aquí en Filipinas, así que no he tenido mucho tiempo para responder a estos correos electrónicos. Sin embargo, creo que es hora de que lo haga a medida que aumentan las campañas de vacunación en todo el mundo.

Para ser claros, tan pronto como esté disponible una vacuna COVID-19 para la cual soy elegible, ya sea en los EE. UU. O aquí en Filipinas, tengo la intención de vacunarme con ella. Además, tan pronto como esté disponible una vacuna para mi madre aquí en Filipinas, la alentaré a que se vacune con ella.

¿Por qué? Primero, porque estas vacunas salvarán vidas y protegerán nuestro sistema de atención médica. Ponerán fin a la pandemia y eliminarán la amenaza siempre inminente del bloqueo y la interrupción social. ¡Nos permitirán abrazarnos de nuevo!

En segundo lugar, porque confío en el proceso científico que se ha llevado a cabo en el desarrollo y la prueba de estas vacunas. Sí, estas vacunas se desarrollaron en un tiempo récord, pero eso es lo que cabría esperar cuando los científicos tienen fondos ilimitados para respaldar sus experimentos y no tienen otras cargas con las que lidiar, como escribir y revisar propuestas de subvención tras propuesta de subvención en pequeños pasos incrementales.

Además, estas vacunas se basan en décadas de investigación. No es como si los científicos se hubieran despertado una mañana al comienzo de la pandemia y comenzaran desde cero. Conocemos el ARNm desde hace más de 50 años y sabemos cómo se fabrica, utiliza y destruye en la célula. También conocemos los virus de ARN desde hace décadas, incluida la subclase de virus de ARN que se denominan coronavirus.

Décadas de experimentos e incontables noches de insomnio por parte de decenas de miles de científicos que pasaron horas y horas trabajando duro en el banco forman la base de las vacunas que ahora se están implementando en todo el mundo. Se invirtió mucha ciencia en estas vacunas y se necesitaron muchos científicos para generar esa gran ciencia.

¿Qué tal la velocidad de las pruebas? Sí, la prueba de estas vacunas se aceleró, pero el número de voluntarios en los ensayos clínicos todavía era de decenas de miles para cada vacuna. Una vez más, esto puede suceder cuando los gobiernos desesperados que luchan contra una pandemia mundial sin precedentes que están causando estragos en la economía de todos los países le arrojan miles de millones de dólares.

Y al final, los números lo dicen todo. Y lo que dicen los números es que estas vacunas son seguras y eficaces. Se probaron decenas de miles y desarrollaron una respuesta inmune adecuada al virus SARS-CoV2. Se analizaron decenas de miles y ninguno se enfermó gravemente ni murió a causa de las vacunas.

¿Tendrán efectos secundarios estas vacunas? ¡Absolutamente! Eso es lo que también han demostrado los ensayos clínicos. Espero tener un brazo adolorido durante un día o dos. Espero tener fiebre y sentirme agotado por un tiempo. ¡Pero estos son signos de que la vacuna está funcionando! Estas son señales de que la vacuna está impulsando mi respuesta inmunológica para que pueda producir esos preciados anticuerpos que eliminarán el virus COVID-19 si me expongo a ellos de verdad en el futuro.

Y el dolor, la incomodidad y el simple inconveniente no se comparan con lo que experimentaría si tuviera un caso severo de COVID-19, o Dios no lo quiera, con lo que experimentaría otra persona si lo infectara con COVID-19 y terminara. en la UCI.

Como cristiano, se me enseña que un mundo quebrantado solo puede redimirse mediante el sacrificio. Este es el significado de la Cruz. En mi opinión, los pocos días de incomodidad y descaro que espero experimentar después de cada dosis de la vacuna COVID-19 serán mi contribución al sacrificio que sana al mundo (cf. Col 1:24).

Pero, ¿qué pasa con las raras reacciones alérgicas a las vacunas? Sí, esa es una posibilidad real. En las dos primeras semanas de la campaña de vacunación en Estados Unidos, se registraron veintiún casos de respuestas alérgicas graves entre 1.893.360 vacunaciones. La mayoría de estas respuestas alérgicas (71%) ocurrieron dentro de los 15 minutos posteriores a la inyección.

Estoy preocupado? Realmente no. Primero, no he experimentado antes reacciones alérgicas graves. Las veintiuna personas que experimentaron una respuesta al pinchazo de COVID-19 tenían antecedentes de reacciones alérgicas negativas. Por tanto, es poco probable que yo mismo experimente esta reacción.

En segundo lugar, tenemos una solución para estas respuestas alérgicas. ¡Se llama EpiPen! He tenido estudiantes que caminan por el campus con un EpiPen porque saben que son propensos a las reacciones alérgicas. Aquí en Filipinas, planeamos tener EpiPens disponibles en todos los lugares donde realizamos vacunas. Entonces estaremos listos. Si yo o alguien más obtenemos una respuesta alérgica, ¡lo pincharemos con ese EpiPen!

¿Y las muertes? ¿Qué pasa con las personas que mueren días o semanas después de ser vacunadas? Sí, hay algunos informes de personas que murieron días o semanas después de recibir la vacuna. Pero no hay evidencia alguna de que estas personas murieran a causa de la vacuna. Estamos vacunando a millones de personas en todo el mundo en este momento, por lo que deberíamos esperar que algunas mueran unas semanas después de recibir la vacuna. ¿Por qué? Porque la gente muere. Especialmente personas mayores. Era su momento, tanto si habían recibido la vacuna como si no.

¿Y la infertilidad? He escuchado afirmaciones de que la vacuna COVID-19 hará que las mujeres sean infértiles. La afirmación se basa en una supuesta similitud entre la proteína SARS-CoV2 Spike, que es el objetivo de las vacunas COVID-19 fabricadas en EE. UU. Y el Reino Unido, y la proteína Syncitin-1 que se encuentra en la placenta humana. La afirmación es que una respuesta inmune contra la proteína Spike desencadenaría una respuesta inmune similar contra la proteína sincitina-1 que hace que las mujeres sean infértiles.

Esta afirmación no es razonable y no está respaldada por la ciencia. Spike y Syncitin-1 son proteínas completamente diferentes. Comparten una similitud de 4 aminoácidos de los 1273 aminoácidos de la proteína Spike. ¡Es como decir que dos chicos, uno de Corea y otro de Dinamarca, son similares porque tienen ojos de color marrón oscuro! Estos dos niños pueden tener los ojos de color marrón oscuro, pero todo lo demás es diferente en ellos. Uno tiene el pelo negro, el otro tiene el pelo rubio. Uno es delgado, el otro es robusto. Uno tiene 3 años, el otro 18 años. Sí, pueden tener ojos de color marrón oscuro, pero solo compartir los ojos de color marrón oscuro no los hace similares en absoluto. De la misma manera, ¡cuatro de miles de aminoácidos similares no hacen que dos proteínas sean similares entre sí!

Además, si una respuesta de anticuerpos contra COVID-19 desencadena una respuesta contra la placenta humana, entonces esperaríamos que COVID-19 desencadenara abortos espontáneos cuando el cuerpo ataca la placenta mientras ataca al virus. No se ha observado un aumento en los abortos espontáneos entre las más de 45.000 mujeres embarazadas que han sido infectadas con el SARS-CoV2 desde el comienzo de la pandemia.

Por último, hay informes de mujeres que quedaron embarazadas durante los ensayos clínicos de la vacuna después de haber desarrollado una respuesta inmune contra el virus SARS-CoV2. Esto demuestra que la vacuna no los hizo infértiles.

¿Qué hay de reprogramar nuestro ADN? También he escuchado el temor de que las vacunas de ARNm de COVID-19 cambien sus genes.

Esta afirmación se basa en un supuesto mecanismo mediante el cual el ARNm de COVID-19 que se incluye en las vacunas Pfizer y Moderna se vuelve a codificar en el ADN que luego se inserta en el propio ADN de la persona vacunada.

Una vez más, esta afirmación no es razonable y no está respaldada por ninguna ciencia. En su mayor parte, cada célula humana tiene cientos de miles de copias de su propio ARNm en cualquier momento. NUNCA hemos visto estos ARNm codificados de nuevo en el ADN y reinsertados en el ADN del ser humano, incluso cuando la célula está infectada con un virus de ARN que tiene la enzima o máquina molecular llamada transcriptasa inversa, que es necesaria para convertir el ARN en ADN.

Si esta afirmación fuera cierta, entonces las células humanas infectadas con un virus de ARN contendrían ADN nuevo del ARNm de la persona. Nuevamente, esto NUNCA se ha visto.

Como sacerdote científico, tengo que respetar la evidencia, ya sean datos de la ciencia o datos de la revelación divina, y simplemente no hay evidencia de que las vacunas de ARNm reprogramen nuestros genes.

Finalmente, tengo que abordar las complicaciones morales planteadas por las líneas celulares fetales derivadas de un aborto hace décadas que se utilizaron para fabricar algunas de las vacunas COVID-19.

Como sacerdote, sé que diferentes personas tienen diferentes umbrales de sensibilidad al mal. Algunos sienten el mal de manera exquisita. Otros no tanto. Por lo tanto, deberíamos esperar que diferentes personas lleguen a diferentes conclusiones morales que incluso podrían oponerse entre sí mientras ambas siguen siendo respuestas virtuosas.

Personalmente, elegiré evitar las vacunas hechas con estas líneas celulares. Sin embargo, como ha señalado el propio Vaticano, no es inmoral valerse de estas vacunas moralmente controvertidas, especialmente si no hay otras opciones disponibles.

Al final, creo que los éxitos sin precedentes y realmente inesperados que hemos presenciado en la producción de estas vacunas son una bendición del Señor. Si me hubiera dicho durante el primer encierro que tendríamos un puñado de vacunas seguras y eficaces listas para usar durante el primer año de la pandemia, habría sacudido la cabeza con incredulidad.

Y, sin embargo, ¡te deum laudamus!

Información totalmente adquirida de nuestros amigos del grupo ACI Prensa

Deja una respuesta