Internacional

Bolivia, militarizada ante el Día del Estado Plurinacional

Escrito por Armando Lopez

La Paz, Bolivia. – (Agencias) La tarde del 15 de enero el Gobierno de facto de Bolivia puso en marcha una masiva operación militar, que se ampliará a nivel nacional, argumentando que sería para brindar «tranquilidad» a la población ante el próximo Día del Estado Plurinacional, que se celebrará el 22 de enero.

Además de los militares en las calles fuertemente armados, las órdenes de detención que se emiten diariamente y las denuncias de diputados que son amedrentados por grupos violentos, continúan sumándose día a día.

En cuanto a las víctimas mortales y los heridos, de los hechos acaecidos en noviembre de 2019, éstos aún no han recibido compensación y no hay sanciones. Peor aún, el número total de víctimas se desconoce.

Si bien es cierto que los enfrentamientos callejeros, el vandalismo, saqueo, ataques a domicilios que sucedieron en Bolivia los días previos y posteriores a la renuncia de Evo Morales Ayma, se han frenado, el miedo continúa y se ha politizado la justicia a tal grado, que el propio gobierno ha informado que hay más de 64 mil procesos judiciales en curso a exautoridades, ex funcionarios y familiares.

Por otro lado, los grupos armado por los comités civicos no han sido en ningún momento desarmados, peor aún, no han sido condenados por el terror sembrado en el mes de noviembre pasado. Siguen impunes, con el peligro de que cualquier momento retornen a las calles.

Una gran mayoría del pueblo boliviano desea una salida pacífica y concertada a la crisis política del país, hay un compás de espera y se cifran esperanzas en la realización de las elecciones el 3 de mayo próximo.

No obstante, el dilema para la derecha, sigue siendo el mismo, temen un triunfo del Movimiento al Socialismo, MAS, partido del expresidente Evo Morales, y no han definido aún su fórmula única, y cada semana se incrementan los candidatos ansiosos de ocupar el Palacio Quemado.

Por otra parte, el MAS, ha dado señales contradictorias y dispersas; por un lado el parlamento, donde cuenta con mayoría parlamentaria, ha decido coexistir con el actual gobierno; por otro lado el ex presidente Morales rechaza legitimar a Jeanine Añez y desde un tercer ángulo, organizaciones sociales ligadas al MAS, decidieron designar a sus candidatos en Bolivia sin necesidad de contar con el aval de Evo Morales.

Lo claro ahora es que el gobierno de facto teme la llegada del 22 de enero, fecha en la que termina el mandato constitucional de los poderes Ejecutivo y Legislativo e incluso, en caso de que el parlamento decidiera ratificar la prórroga del mandato, como lo aprobó el Tribunal Constitucional, teme la ira del pueblo, que por ahora está en silencio, pero al parecer no resignado.

Acerca del autor

Armando Lopez

Deja un comentario