Internacional Nacional

Cae colombiano que envió drogas por mar a México

José Meléndez, corresponsal
SAN JOSÉ, Costa Rica, diciembre 20 (EL UNIVERSAL).- Un colombiano que traficó drogas en lanchas rápidas y barcos pesqueros por el Océano Pacífico desde puertos de Colombia a México y Estados Unidos y estableció una red criminal en Panamá, Costa Rica y Nicaragua, fue capturado por la policía de su país y podría ser extraditado a territorio estadounidense a petición de una corte de Texas, anunciaron este jueves fuentes oficiales en Bogotá.
La Dirección de Antinarcóticos de la Policía Nacional de Colombia informó que el hombre, identificado solo con el alias de «Aquiles» y de 34 años, fue detenido por en la ciudad de Popayán, en el sureño departamento (estado) colombiano del Cauca, en un trabajo coordinado con la Fiscalía General de ese país luego de una intensa labor de inteligencia.
En un reporte que remitió a EL UNIVERSAL, la Dirección precisó que «Aquiles» fue detenido con fines de extradición, porque es requerido por una corte del Distrito Este de Texas por los delitos de concierto para fabricar, distribuir e exportar cocaína a EU.
La Dirección no respondió a los pedidos de este diario para obtener más información sobre la identidad completa y otras características del capturado ni el día de su arresto.
Tampoco se dieron detalles si la cadena de «Aquiles» envió alucinógenos a uno o varios cárteles de México ni se reveló los nombres de las mafias mexicanas con las que operó.
El hombre «es sindicado de hacer parte de una organización narcotraficante con alcances internacionales dedicada al tráfico de cocaína» mediante lanchas rápidas enviadas hacia México «con destino final» en EU y procedentes del municipio de Tumaco, en el también sureño departamento de Nariño, fronterizo con Ecuador y sobre el litoral del Océano Pacífico, según el recuento oficial.
El municipio, conocido como la Perla del Pacífico de Colombia, tiene una ubicación estratégica por tener costas y ser parte del corredor marítimo, que se prolonga de puertos colombianos a centroamericanos y mexicanos y que es utilizado por los cárteles del narcotráfico para el transporte de sustancias ilícitas del sur al norte de América.
«Las labores de investigación permitieron conocer que el presunto narcotraficante articulaba una red que delinquía en países como Panamá, Costa Rica, Nicaragua y México, que bajo la modalidad de adecuación de compartimentos ocultaban estupefacientes en lanchas rápidas y barcos pesqueros», describió.
De acuerdo con la Dirección, la red narcotraficante quedó desmantelada luego de que, en octubre de 2018, autoridades costarricenses notificaron la muerte en Costa Rica de un individuo identificado solo con el alias de «Corcel» y oficialmente descrito como «socio y segundo al mando de la organización» dirigida por «Aquiles».
El Organismo de Investigación Judicial, que es la policía técnica judicial de Costa Rica, seguía sin responder una consulta de este periódico sobre el caso de «Corcel», para conocer su identidad, edad, fecha, sitio y circunstancias en que se registró su fallecimiento, tras operar como enlace en el contrabando internacional de drogas por mar.
La DEA, agencia antidroga de EU, reconfirmó que cerca del 85% de la cocaína que ingresó en los últimos años al mercado estadounidense pasó por vías o trillos marítimos del sur al norte de América.
«Para nosotros es fundamental desmantelar las organizaciones dedicadas a delinquir a través del narcotráfico», dijo el general Fabián Cárdenas, jerarca de la Dirección de Antinarcóticos, citado en el comunicado. «Estamos tras ellos con investigaciones contundentes y para eso necesitamos que la comunidad denuncie», pidió.
Los corredores aéreos y terrestres del sur al norte de América, y los marítimos, ya sea sobre el Caribe o el Océano Pacífico, son usados por los cárteles mexicanos del narcotráfico internacional para transportar grandes cantidades de cocaína desde bases, puertos y pistas clandestinas de Colombia, Ecuador, Venezuela y Perú hacia Centroamérica, México y EU.
Los gobiernos de Colombia y Ecuador alertaron a inicios de 2108 que los cárteles mexicanos acrecentaron su presencia en puntos marítimos y terrestres de las zonas fronterizas entre ambos países, para el tráfico de gran cantidad de cocaína en ruta a Centroamérica, México y EU.
Por su cercanía geográfica con los principales centros de producción de cocaína en Colombia y los grandes mercados de consumo en EU, Centroamérica se convirtió desde los últimos 25 años del siglo XX en puente para el tráfico de drogas del sur al norte del continente. La zona también se transformó en bodega para el almacenamiento y la reexportación de estupefacientes y plataforma crucial de los cárteles mexicanos y colombianos, con mafias centroamericanas involucradas en «lavado» de dinero y de otras labores de la narcoactividad internacional.

Acerca del autor

Agencia El Universal

Deja un comentario