Internacional

Ciudadanos: pactos con el PSOE y rechazo a Vox

Madrid, España.- (Agencias) El efecto de las pasadas elecciones de ayuntamiento y comunidades es que cambio el escenario de la “Real Politik” en España. Ahora las fuerzas principales buscaran los acuerdos de coalición para poder gobernar tanto el país como las comunidades y municipios.

Las fuerzas perdedoras del 26-M son curiosamente uno de cada bando, Unidas Podemos de la izquierda, y Ciudadanos de la derecha. Y ambos buscaban en estas elecciones convertirse en los dos importantes partidos con mira a la asunción de Pedro Sánchez. Podemos buscaba ser parte del gobierno, ahora solo podrá apoyarlo; y Ciudadanos buscaba convertirse en el número 1 de la derecha española y liberarse del hermano mayor, el PP, los resultados fueron desastrosos y la distancia aumentó.

Ya vimos el efecto en Podemos, donde comunidades se han alzado en contra de la cúpula del partido y, desde luego, de Pablo Iglesias. Ciudadanos por su parte debe abrirse a la negociación con Vox, que le restaría, o con el PSOE, ahí donde se vuelve necesario.

Los resultados del domingo, abrió de nuevo el ostión sobre el giro a la derecha emprendido por Albert Rivera para competir con el PP. En las elecciones generales, los resultados le permitieron a Rivera y a ala progresista, validarse y validar el camino. Pero el 26-M ha sido el balde de agua fría para despertar de un sueño tentador a una realidad escalofriante. Y es que al no convertirse en el líder de la derecha ha quedado atrapado en una red de dudas y decisiones que tendrán un final por donde quiera que se le vea, Rivera saldrá golpeado.

Los resultados han despertado el debate del ala centrista sobre los resultados y sobre las coaliciones. El pasado lunes importantes dirigentes demandaron un análisis sobre los resultados y que el partido se abra a negociar con el PSOE.

El panorama  deja a Ciudadanos en su lugar. Desde el domingo muchas cosas han cambiado en el terreno político español. El giro hacia la ultraderecha le ha costado 2 millones doscientos mil votantes, muy lejos de superar al PP con quien había quedado casi empatado, que los apoyaron el 28 de abril pero para el 26 de mayo, los perdió. Hay también la realidad de Ciudadanos, un partido reciente, 5 años apenas de vida nacional y que aún le falta la formación de cuadros, pero la realidad de los votos han puesto presión del ala progresista que pone su mira en el giro a la derecha,

En la reunión del lunes, que convocó a la directiva ampliada para analizar los resultados del domingo 26 de mayo, un grupo de dirigentes importantes del ala más progresista pidió reflexionar sobre los resultados y “reconsiderar” la estrategia del giro a la derecha que implica casi el veto total de llegar a acuerdos pon el gobierno del PSOE. Uno de los dirigentes que intervinieron, comentó que “sería deseable abrir una reflexión, hay que pensar en el futuro. Hay que leer estos resultados con tiempo y detenimiento y sacar lecciones”, explica uno de estos dirigentes que intervino en este sentido en la reunión.

La parte socioliberal de Ciudadanos plantea levantar el veto al PSOE en los pactos territoriales y ahuyentar los acuerdos con Vox. El debate no está, al menos hasta ahora, en reflexionar un cambio hacia el “no” a gobernar en la Moncloa con el PSOE. La misma fuente comenta que “la estrategia correcta es ser fiel a lo que somos. Y eso es ser un partido de política útil”. Y agregó que “la vocación de Ciudadanos es ser un partido de centro, hacer coaliciones y ser útil. Eso implica pactar a ambos lados”. En la reunión con la directiva ampliada varias intervenciones fueron en esta línea, según fuentes presentes en la reunión.

Tampoco el debate llevaba prisa. Porque se abre un nuevo escenario sin elecciones en el horizonte lo que da espacio a moverse; y, porque hay señales de que Rivera se está moviendo. Se ha creado un comité negociador de pactos de gobierno que va a abrir negociaciones con el PP pero, también con el PSOE, analizando caso por caso, aunque los populares llevan preferencia.

Ya se han contactado el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, y el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, algo que hace apenas una semana parecía imposible. Los liberales de Ciudadanos quieren dar tiempo y esperar el avance de las pláticas con el PSOE. De acuerdo con las fuentes de Ciudadanos, se esperan primero a ver “los próximos pasos”. También en el grupo liberal se extiende la idea de que a Ciudadanos le interesa pactar con el PSOE, gobiernos y alcaldías. En este caso, Ciudadanos tiene la llave en tres comunidades, Aragón, Castilla y León y Murcia; y una docena de capitales, y, la joya de la corona, su participación en el Gobierno y el Ayuntamiento de Madrid.

La posición de Ciudadanos para muchos de los pactos es ventajosa a la hora de negociar con los dos partidos mayoritarios, el PSOE y, el PP. Y aunque aún la cúpula no renuncia a su objetivo de arrebatarle el primer lugar de la derecha a el PP, al mismo tiempo no significa que darles todos los gobiernos sea lo que más les interese.

Y como un miembro de Ciudadanos se pregunta: ¿Para qué íbamos a ser los segundos del PP? Queda claro que restar a los populares poder institucional le conviene a Ciudadanos para seguir arrebatando al partido que quiere superar.

Queda pues aun tiempo para decidir, al menos eso dicen los resultados del domingo. Ciudadanos no ha dejado de crecer desde 2015, ha ganado el doble en concejales y diputados autonómicos y se consolido como tercera fuerza en España, mientras Podemos se ha desdibujado.

El domingo, les separaron más de tres millones de sufragios. “No se sustituye al PP en dos días. A medio plazo sigue siendo posible”, analizan fuentes de la dirección que siguen apostando por esa estrategia.

En cuanto a Vox, que preocupa, ya que los acuerdos con la extrema derecha ya fueron motivo de discusión interna y en Andalucía, Ciudadanos mantuvo su posición de apoyar al PP sin firmar ningún acuerdo con Vox. El partido de Santiago Abascal ha dicho que no apoyará a ningun gobierno de quien ni si quiera se siente a negociar.

El sector progresista estará vigilante pero la cúpula tampoco quiere entrar en pactos con Vox y sigue apostando por el modelo andaluz. Si eso no fuera posible, estudiarían posibles apoyos desde fuera.

Acerca del autor

Armando Lopez

Deja un comentario