Coronavirus Editorial

¿Cómo vives la pandemia?

Escrito por Redacción

Víctor Jiménez*
EL GRÁFICO

Qué significado tiene para ti el aislamiento, qué has aprendido, a qué no te gustaría regresar
“La pandemia por Covid-19 es una forma de selección natural”, dicen unos. Para ellos, debido a la enfermedad y muerte, sobreviven sólo los más fuertes.

Para otros, la pandemia es una manera en que la naturaleza está tomándose un descanso de la humanidad y de la destrucción provocada. “La emergencia sanitaria es una oportunidad de crecimiento espiritual y de reconexión con otros seres humanos”, afirman otros más.

Para estos últimos, los más optimistas, hay lecciones que aprender de la pandemia y el distanciamiento social que van más allá de sobrevivir. ¿Cómo estás respondiendo a la situación de emergencia sanitaria? ¿Qué has descubierto de ti en el confinamiento?

Aquí te propongo algunas preguntas que te podrían llevar a aprovechar las lecciones que la vida nos da continuamente y potenciar tu crecimiento emocional y psicológico.

El lado positivo. La pandemia ha significado para algunos el surgimiento de aspectos de ellos que estaban olvidados. Por ejemplo, hay quienes han dejado salir su lado creativo y comenzaron un pequeño negocio relacionado con artículos de protección (caretas, cubrebocas, sanitizantes). Conozco personas que han descubierto el gusto por estar en casa, o por pasar tiempo solos, en la quietud del silencio. Y otros han dejado salir su lado más compasivo al ayudar a los vecinos contagiados, personal de salud o a quienes perdieron a un familiar o amigo. En tu caso, ¿qué partes de ti mism@ han emergido en la pandemia?

Aprendizaje para la vida. El confinamiento nos ha obligado a dividir las tareas domésticas y a darnos cuenta de lo pesado que puede ser mantener la casa limpia, por ejemplo. Quizás tus hijos han tenido que aprender a cocinar, planchar o lavar la ropa. Este aprendizaje es tan útil como el adquirido en la escuela, pues es aprendizaje para la vida. Es posible que tú también te hayas visto empujado a hacer algo a lo que te negarías, por ejemplo, cocinar todos los días o asear tu habitación. ¿Qué actividades haces ahora que no solías hacer? ¿Cuáles de ellas han adquirido un significado diferente o valoras ahora?

Revalorar lo importante. En la quietud y el silencio del resguardo en casa hemos tenido tiempo para reflexionar sobre lo realmente importante. Hemos aprendido a valorar la presencia física de familiares y amigos. Yo en particular he revalorado el contacto con la naturaleza y he podido apreciar muchas de las cosas que doy por hecho en la vida diaria, por ejemplo, la posibilidad de respirar. ¿Qué consecuencias positivas puedes identificar a partir de tu vivencia de la pandemia?
Disfrutar la distancia social.

El otro día en facebook una persona comentó lo feliz que estaba con el resguardo domiciliario. Para los introvertidos el confinamiento ha sido una bendición. Los ermitaños finalmente no tienen que ir a compromisos sociales con los que sienten tan incómodos. Hay quienes siempre lo han tenido claro, pero otros lo han descubierto con la distancia social. ¿Qué actividades, compromisos o hábitos han cambiado para ti en el confinamiento? ¿Esto te ha beneficiado? Si es así, ¿cómo?

Mantener las cosas como están. Créelo o no, algunos de ellos albergan un deseo secreto de permanecer en casa, pues evitan invertir entre una y tres horas del día en transporte, tráfico, ruido y ajetreo. Y tú, ¿tienes alguna razón para desear que el resguardo en casa no termine? ¿Qué te gustaría cambiar en ti y en tu vida en la nueva normalidad? ¿A qué actitudes, actividades o hábitos no te gustaría volver?

DATO G
Algunos de los efectos positivos de la pandemia: La reducción en la contaminación, el resurgimiento de la vida salvaje en algunos lugares y la baja en los precios del petróleo, la valoración del trabajo desde casa por parte de las empresas.

EL LIBRO
Aprenda optimismo Autor: Martin Seligman
Editorial: De Bolsillo
Sinopsis: El autor presenta técnicas sencillas de aplicar que ya han ayudado a miles de personas a superar su pesimismo y la tristeza que acompaña a los pensamientos negativos.

 

Acerca del autor

Redacción

Deja un comentario