Religión

Con novena fieles expresan su devoción a Virgen de la Candelaria en Chile

Los fieles de Copiapó, Concepción y Osorno en Chile participan durante estos días en la novena en honor a Nuestra Señora de la Candelaria, cuya fiesta se celebra el 2 de febrero.

La Diócesis de Copiapó inició las actividades el jueves 23 de enero con la alegría y devoción de los bailes religiosos.

Cada día de la novena, hasta el sábado 1 de febrero, contempla Misas, catequesis y actividades celebrativas.

A las 9:30 p.m. de esa jornada comenzará la procesión de las candelas y luego una vigilia para esperar la Misa del domingo 2 de febrero a las 10:00 a.m. A eso de las 5:00 p.m. se realizará la procesión de los bailes y al día siguiente celebrarán de forma similar la gran fiesta de la Virgen de la Candelaria.

En la parroquia Nuestra Señora de la Candelaria de San Pedro de la Paz, Arquidiócesis de Concepción, los fieles iniciaron la novena el viernes 24 de enero alentados por el lema “Reina de la paz, Madre de la esperanza”.

En la misma fecha, se inició la novena en el Santuario Nuestra Señora de la Candelaria de Misión Rahue, Diócesis de Osorno. 

Con el lema “Con María, practiquemos la Misericordia con alegría” los devotos preparan el espíritu para celebrar la fiesta el domingo 2 de febrero.

Durante la madrugada de ese día, los peregrinos llegarán hasta el santuario para participar de las Misas, la oración del Santo Rosario, el sacramento de la Confesión y de la procesión en honor a la Virgen de la Candelaria.

En este lugar se presentan los bailes religiosos y también los Cuasimodistas, piedad popular de la zona central de Chile.

De forma similar celebrarán las comunidades de Nuestra Señora de la Candelaria en las  localidades de San Pablo, Cancura y Riachuelo.

También, se suma a la celebración la Diócesis de Valdivia a través de las capillas que llevan de las Parroquias Nuestra Señora del Tránsito de Corral, Nuestra Señora del Rosario, Inmaculada Concepción en Río Bueno, Todos los Santos en Quinchilca. 

Acerca del autor

Rafael García Ramírez

Deja un comentario