Internacional

Congestionamiento de alpinistas en el Everest produce dos muertos

Escrito por Armando Lopez

Nepal.- (Agencias) El congestionamiento no solo se produce en las avenidas principales de cualquier ciudad del mundo y no se produce solo de automóviles, se produce en lo más alto del mundo, en el Everest, y lo producen las personas. Hay que tener más paciencia que la que puedes tener en una avenida de la  Ciudad de México en la “Hora Pico” o en el freeway 5 de Los Ángeles, o inclusive al escalar la propia montaña, para esperar turno y tomarte la foto en la cumbre del Everest.

El pasado miércoles más de 200 alpinistas hicieron cumbre, batiendo el record de ascensos en una misma jornada. El congestionamiento se produjo en la estrecha ruta de acercamiento a la cima de la montaña. El estadounidense Donald Lynn Cash, y la indú Anjali Kulkarni, dos de los alpinistas que hicieron “cola” para llegar a la cima y tomarse una fotografía, murieron al descender. El terrible accidente, de acuerdo con Arun Trek, organizador de la expedición donde iba la indú Kulkarni, se debió al atolladero por el excesivo flujo de alpinistas, algo que retrasó el descenso.

De acuerdo con las declaraciones del representante del Ministerio de Turismo de Nepal, Gyanendra Shrestha, fue un día de mucho tráfico, “las expediciones se quejan que hay que esperar hasta dos o más horas para llegar a la cumbre”. De acuerdo con el ministro,  ese día salieron uno 250 montañistas del Campamento IV, a 7,900 metros, durante la noche del martes al miércoles. Donald, el norteamericano, falleció al descender después de desvanecerse en la cumbre mientras tomaba la foto; “nuestros dos sherpas ayudaron a recobrar la conciencia al norteamericano, pero luego “al bajar falleció”, según lo explicó  Pasang Tenje Sherpa de la expedición Pionner Adventure.

Las ascensiones al Everest, la montaña sagrada y que atrae a cientos de alpinistas, ya habían rotó el año pasado el record de personas que llegaron a la cumbre, 802 personas pisaron la cima, cinco alpinistas murieron en sus laderas. Esta temporada ya lleva cuatro fallecimientos de alpinistas con los dos que fallecieron. La semana pasada murieron un alpinista indú y un irlandés que resbaló y cayó estando cerca de la cumbre.

Estos meses de abril y mayo, son los más favorables para el ascenso. Sin embargo se ha pronosticado que las condiciones climáticas favorables que se han gozado estos días, van a cambiar en menos de una semana. Según el Himalaya database, en las dos rutas de ascenso, un 64% las que van por Nepal y 36% por China, han muerto 288 personas en el intento de conquistar la cumbre más alta del mundo: el Everest.

Las tarifas para ascender al Everest son muy variadas, dependiendo del lugar de la agencia que organiza las excursiones y las condiciones, llegan a costar entre 26,000 a 115,000 euros, existiendo unas intermedias que cuestan alrededor de 60,000 euros. Las más bajas por lo general las fijan las agencias de Nepal, mientras que las más caras llegan a ser de empresas extranjeras que llegan a contratar varios guías por una sola persona.

Ya existía un antecedente de una congestionamiento de escaladores, cuando 250 alpinistas se atascaron en el famoso escalón Hillary, una roca vertical de cerca de 12 metros, el último obstáculo antes de la cima, en 2012. Entonces, 179 personas llegaron a los 8,848 metro pero cuatro fallecieron por cansancio y mal de altura.

Existe una frase que se ha acuñado a través de los años entre los que acuden al Himalaya, “y seguirán muriendo”.

Acerca del autor

Armando Lopez

Deja un comentario