Nacional

Convierten pandilleros bodega en construcción en su guarida.

Una construcción que se quedó a medias se ha convertido en un verdadero nido de malvivientes, en el centro histórico de Saltillo.

Según versiones de los vecinos que habitan en el cruce de las calles La Fragua y Benito Juárez, este lugar ya se convirtió en un punto de reunión de grafiteros que hacen de las suyas al interior, beben alcohol y escuchan música sin que nadie les diga nada.

Quienes por el lugar habitan temen a que un día suceda algo más grave, pues aseguran que los malvivientes se trepan en los altos techos provocando molestias a los alrededores.

El llamado es para las autoridades de seguridad pública, así como para los dueños de la propiedad.

Acerca del autor

Antonio Herrera

Deja un comentario