Coronavirus Internacional

Cuando se desaprovechó la oportunidad de tener la vacuna para el Covid-19

Escrito por Armando Lopez

Nueva York. EUA. – (Agencias) En la provincia china de Cantón, en 2002, un virus desconocido hizo su aparición provocando un brote de una enfermedad letal que los científicos lo llamaron SARS (Síndrome respiratorio agudo severo en sus siglas en inglés).

Se descubrió que el patógeno que provocaba la enfermedad era un coronavirus que tenia su origen en un animal y que había pasado a los humanos. En pocos meses, el coronavirus se propagó en 29 países, infectando a más de 8,000 personas y matando a unas 800.

En Asia, Estados Unidos y Europa comenzaron a trabajar frenéticamente una decena de científicos para crear la inoculación, ante el reclamo general alrededor del mundo para saber cuando estaría lista una vacuna para acabar con el letal virus.

Se crearon varios candidatos, alguno de los cuales estaban listo para ser usados en ensayos clínicos. Pero entonces se logró controlar la epidemia del SARS y el desarrollo de las vacunas contra el coronavirus se abandonó.

Pero en 2012 volvió a aparecer otro letal coronavirus, el MERS-Cov, que provocaba una peligrosa enfermedad respiratoria. El MERS (Síndrome Respiratorio del Medio Oriente) se originó en camellos y pasó a los humanos. Entonces, en ese momento, muchos científicos insistieron en la necesidad de tener una vacuna contra estos patógenos.

Veinte años después, vuelve a aparecer otro nuevo coronavirus, el SARS-CoV-2 que produce la enfermedad Covid-19, que ya contagió a más de 1,500,000 personas, y el mundo se vuelve a preguntar cuándo estará lista una vacuna. ¿Por qué no aprendimos de esos otros coronavirus que causan enfermedades tan mortíferos en humanos como el Covid-19? Y ¿por qué no se siguieron estudiando las vacunas?

El coronavirus SARS-CoV-2

Pero si se siguió. Un equipo de científicos en Houston, Texas, continuo investigando, y, en 2016, tenían una vacuna lista para probarse contra el coronavirus.

Dr. María Elena Bottazzi

De acuerdo con el testimonio, recogido por la BBC Mundo, la doctora hondureña María Elena Bottazzi, codirectora de la Escuela Nacional de Medicina Tropical del Colegio Baylor de Medicina de Houston y coodirectora del Centro para Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas, en Estados Unidos, habían terminado los ensayos y habían pasado por “el aspecto crítico de crear un proceso de producción de la vacuna a escala piloto”.

Dr. Bottazzi

“Entonces fuimos a los NIH (Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos) y les preguntamos: ‘¿Qué hacemos para mover rápido la vacuna a la clínica?’ Y nos dijeron: ‘Mira, ahorita no estamos ya interesados’”.

Esa vacuna era contra el coronavirus que provocó la epidemia de SARS del 2002, pero en ese momento la epidemia que surgió en China había sido controlada, nunca lograron obtener el financiamiento.

Desgraciadamente no fue la única vacuna que se suspendió. En el mundo, decenas de científicos pararon la investigación debido a la falta de interés, y fondos de los gobiernos, para desarrollar la vacuna.  

Ph. Susan R. Weiss

Así lo confirmó la Dr. Susan Weiss, profesora de microbiología de la Universidad de Pensilvania, a la agencia británica BBC. “Después de 7 u 8 meses que duró la epidemia, la gente, los gobiernos y las farmacéuticas perdieron el interés en el estudio del coronavirus”.

“Pero, además, el SARS afectó principalmente a Asia, con unos casos en Toronto (Canadá) pero no llegó a Europa como este nuevo coronavirus”, afirmó la profesora. “Después surgió MERS, el segundo coronavirus humano virulento, y ese quedó casi totalmente confinado en Medio Oriente”.

“Se disiparon los coronavirus y el interés por ellos. Hasta ahora. Y realmente creo que debíamos haber estado mejor preparados”, subraya la investigadora.

De acuerdo con los expertos, el SARS y el MERS fueron dos “advertencias increíbles” sobre lo peligroso de los coronavirus y, aun así, no se continuo con los esfuerzos de seguir la investigación.

Inspección a niños en Corea del Sur en la epidemia del coronavirus MERS en 2012

Si bien, la vacuna de la doctora Bottazzi era para un coronavirus diferente a actual, los expertos afirman que si hubiera estado lista la vacuna se hubiera avanzado más facil y pronto en el desarrollo de una nueva inoculación para producir la vacuna.

El profesor de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Yale, Jason Schwartz, aseguró que la preparación para esta pandemia tuvo que haber empezado desde 2002, cuando apareció el SARS.  

Jason L. Schwartz

“Si no hubiéramos abandonado el programa de investigación de vacunas de SARS, hubiéramos tenido muchos más fundamentos para trabajar en este nuevo virus que está cercanamente relacionado”, declaró a la revista The Atlantic.

En efecto, el nuevo coronavirus, llamado Sars-Cov-2, es“primo cercano” del coronavirus que causó el Sars de 2002. Ambos virus son, genéticamente, 80% similares, dice la doctora Bottazzi, y como su vacuna ya había pasado por los procesos necesarios para su aprobación esta hubiera podido adaptarse más rápidamente al nuevo coronavirus.

“Hubiéramos tenido ya un ejemplo de cómo se comportan este tipo de vacunas y aunque los virus no son exactamente iguales vienen de la misma clase”, le explica la Dr. Bottazzi a BBC Mundo.

María Elena Bottazzi

“Tendríamos ya la experiencia de ver dónde surgen problemas con la vacuna y cómo resolverlos. Porque ya vimos cómo se comportó preclínicamente la vacuna del SARS y esperaríamos que la nueva vacuna se comporte relativamente igual”.

“Ya hubiéramos podido tener un perfil de seguridad en humanos”, agrega, “y más confianza en que estas vacunas se pueden usar en las poblaciones que las necesitan”.

Acerca del autor

Armando Lopez

Deja un comentario