Viral

Declaran a hijo de Joe Biden culpable por consumo de drogas

Hunter Biden ha sido declarado culpable de tres delitos graves en un juicio federal por armas. 

Se enfrentaría a hasta 25 años de prisión de ser sentenciado por la jueza Maryellen Noreika.

Los tres delitos graves son la compra de un revólver en 2018 cuando, argumentaron los fiscales, el hijo del presidente de Estados Unidos mintió en un formulario obligatorio de compra de armas. 

Los jurados declararon culpable a Hunter de mentirle a un traficante de armas con licencia federal, hacer una afirmación falsa en la solicitud al decir que no consumía drogas y tener el arma ilegalmente durante 11 días.

Joe Biden, presidente de Estados Unidos, se ha mantenido alejado de la sala del Tribunal Federal de Delaware donde se juzgó a su hijo y dijo poco sobre el caso, para no interferir en un asunto penal iniciado por su propio Departamento de Justicia. 

Pero los aliados del demócrata están preocupados por el costo que el juicio (y ahora la condena) le cobrará al presidente de 81 años, quien durante mucho tiempo ha estado preocupado por la salud y la sobriedad sostenida de su único hijo vivo.

Sin embargo, los problemas legales de Hunter Biden no han terminado; se enfrenta a un juicio en septiembre en California acusado de no pagar 1.4 millones de dólares en impuestos. 

Durante el juicio, miembros del jurado escucharon a la exesposay a una ex novia de Hunter Biden testificar sobre su uso habitual de crack y sus esfuerzos fallidos por ayudarlo a desintoxicarse. 

Ante el jurado se presentaron imágenes del hijo del presidente con el torso desnudo y desaliñado en una habitación sucia, y semidesnudo sosteniendo pipas de crack. 

Hunter Biden no testificó, pero los jurados escucharon su voz cuando los fiscales reprodujeron extractos de audio de sus memorias de 2021 “Beautiful Things”, en las que habla de tocar fondo después de la muerte de su hermano Beau Biden en 2015, y de su descenso a las drogas antes de su eventual sobriedad.

Los fiscales consideraron que la evidencia era necesaria para demostrar que Hunter, de 54 años, estaba sumido en la adicción cuando compró el arma y, por lo tanto, mintió cuando marcó “no” en el formulario que preguntaba si era “un usuario ilegal o adicto a drogas”.