Editorial

El estilo de gobernar


Miroslava Gutiérrez 

Prometió no subirse a un avión privado, vender el avión presidencial, moverse por tierra o en líneas comerciales en clase turista. Segura estoy que lo va a cumplir. Como también creo que viajará mucho menos que sus antecesores. Será Andrés Manuel López Obrador un Presidente atrincherado más del 50 % en Palacio Nacional.

Lo anterior será parte de su estilo de gobernar al país. Y no solo busca que su persona se ubique en las Oficinas de Palacio Nacional, sino además todo el poder de la Nación. 

La estrategia de Andrés Manuel transita por debilitar todas las fuerzas que coexisten en la sociedad mexicana y fortalecer su persona y su movimiento político.

Ya tiene al poder legislativo. Una gran mayoría le permite caminar sin problemas, equivocarse grotescamente con iniciativas y modificarlas con una declaración.

El poder judicial sobrevive entre ataques directos y campañas en medios de comunicación y redes sociales. El objetivo no es disminuir sus salarios, sino debilitar su investidura; buscar que se sometan o se jubilen y luego proponer jueces y magistrados abyectos al poder de Morena.

A los Gobernadores les está quitando recursos necesarios para cumplir responsabilidades estatales y generar programas sociales; y con dichos recursos AMLO financía los apoyos a los mexicanos de la tercera edad y a jóvenes que no estudian ni trabajan. Lo mismo que el PRIAN pero más descarado, más clientelar, más dictatorial.

A los medios de comunicación los trata de manera discrecional. A Aristegui la consiente a Loret de Mola y Denisse Dresser les ataca frontalmente.

A los sindicatos los va debilitando. Los quiere atomizar. 

En Redes Sociales tiene su escuadrón de ataque y desprestigio cuyo gran objetivo es fortalecer la imagen de nuestro Presidente

Andrés Manuel trabajará mucho sin salir de los Pinos. Aquellos días de candidato de pueblo en pueblo quedaron atrás. Pero solo eso va a cambiar, pues López Obrador seguirá en campaña, continuará con el discurso agresivo, con posiciones populistas, con la irresponsabilidad que se le permite a un candidato pero que no puede ser inherente a un mandatario. 

Andrés Manuel seguirá con el discurso de ataque frontal a quien disienta de su gobierno. Su primer insulto será la señal para que legisladores, periodistas afines y youtubers ataquen con saña. Un ejemplo. El Presidente dice que la derecha utiliza la muerte de la Gobernadora de Puebla, les llama Neofascistas, y luego vemos en redes sociales donde por un lado se insulta a la mandataria fallecida y a la par se pone en duda que estén muertos.

Acerca del autor

Miroslava Gutiérrez

Deja un comentario