Internacional

España, les quedan dos meses o nuevas elecciones

Escrito por Armando Lopez

Madrid, España. – (Agencias) Con una última llamada o se van a elecciones, no hubo acuerdo. El PSOE y Unidas Podemos mantuvieron sus diferencias y las izquierdas producen la ruptura que impidió la investidura de Pedro Sánchez. Se mantuvieron en sus posiciones cada uno, sus intereses chocaron y eso impidió el acuerdo, España va a la cuarta elección este año.

Votaron como se suponía en los “no”, 155 votos de la triada derechista con un independentista, Junts per Catalunya, con 124 votos para el “si” y 67 abstenciones. En el voto de los “no” se juntaron el PP, Ciudadanos, Vox, Navarra Suma, Coalición Canaria y el independentista Junts per Catalunya. En el voto de los “si” fueron solos los socialistas y el voto del Partido Regionalista de Cantabria, y las 67 abstenciones de Unidas Podemos, ERC, PNV, Bildu y Compromís. Lo que sigue es la convocatoria a elecciones el 23 de septiembre, quedando aún una posibilidad de negociación.  El Rey llamará a los partidos en búsqueda de la última oportunidad. Y asi terminó el líder de Podemos, “negocie con nosotros, no lleve a los españoles a elecciones”.

Hubo momentos en el debate de ciertos sentimientos de frustración, cuando Gabriel Rufián lamentó “una nueva derrota de la izquierda”. Y siguieron los reproches en el debate entre los socialistas y Podemos, cuando la socialista Adriana Sánchez expresó con fuerza la razón de la ruptura, reprochando a Iglesias: “Usted no ha ganado las elecciones y quería tener un Gobierno paralelo al del PSOE”.

La derecha no fue sorpresa, una derecha soberbia a pesar de ser los derrotados en las urnas, calificando el episodio como una lucha por el poder que ha acabado mal. Sánchez se ha dirigido a Iglesias explicándole su rechazo, “si tengo que renunciar a mis principios y no ser útil a mi país, está en lo cierto señor Iglesias, yo no seré presidente. Si me obliga a elegir entre ser presidente y mis convicciones, elijo mis convicciones y defender a España”. “Hace falta un Gobierno coherente y cohesionado y no dos Gobiernos”.

Sánchez agregó que no se puede dar áreas de “máxima complejidad y trascendencia a quien no tiene experiencia de gestión”. Asi terminó su exposición a Iglesias, control del gobierno y falta de experiencia las razones por las que no acepto las peticiones de Podemos. Tambien se habia referido a los demás partidos, lo que había sido la fase de las negociaciones, todas fallidas. Dirigiéndose a las bancadas, les preguntó ¿Por qué no ha sido posible el acuerdo? “Conciliar dos culturas y dos tradiciones siempre supe que no iba a ser posible, pero propuse el acuerdo a cambio de un programa, y pronto advertí que el programa no era el tema central”.

Y, de forma de conclusión, dijo: “el programa nunca fue el problema”. El socialista culpó a Podemos del fracaso de las negociaciones, el problema se centro en los ministerios. Dijo: “Ustedes querían controlar el 100% de los ingresos y el 50% del gasto; con el 25% de los escaños querían controlar el 80% del gasto social, siendo la cuarta fuerza política”.

Después enunció los ofrecimientos, una vicepresidencia social, el Ministerio de Sanidad y Consumo, el de Vivienda y el de Igualdad, “y lo han rechazado”. Su propósito, dijo, de encabezar el gobierno no era “a cualquier precio”. Y agregó, “quiero un Gobierno plural, diverso, pero en una única dirección y con capacidad de gestión”. En el caso del ministerio de Hacienda que tambien habia pedido Iglesias, Sánchez explicó por qué no aceptó, “no puede estar en manos que quien nunca ha gestionado un presupuesto”. Y de la de Trabajo, porque según habia solicitado Podemos “para derogar la reforma laboral y subir el SMI”, y afirmó, “como si no supieran que eso depende de todo el Gobierno de la nación y del Parlamento”.

Sin embargo, Iglesias lanzó una ultima oferta, en el último minuto: el cambio del Ministerio del Trabajo por el control de las políticas activas del empleo. Adriana Lastra ha sido quien mandó la respuesta: “Por sorpresa hace una última oferta para quedarse con las políticas activas de empleo”. Y el golpe: “Las políticas activas de empleo están transferidas a las comunidades autónomas”. Terminando: “Quieren conducir un coche y ni siquiera saben dónde está el volante”. Aunque si bien esas políticas son gestionadas por las autonomías, es el Gobierno central al que le corresponde la aprobación previa y el reparto.

La propuesta de Iglesias fue sugerida por “un socialista de gran prestigio”, de acuerdo con sus palabras. Iglesias se quejó, “es muy difícil negociar un Gobierno de coalición en cuatro días en vez de en 80 días”. Y dio su versión de los hechos, de las cesiones a las demandas de los socialistas, de no plantear ninguna propuesta radical, de aceptar su propio veto y acatar la Constitución en todo, principalmente en el asunto de Cataluña. Apuntando que “pedimos competencias, no sillones”. “Miren a la derecha, están encantados”.

Por su parte otro parte, el portavoz de Esquerra Republicana de Cataluña, Gabriel Rufián, les ha echado en cara a Sánchez y a Iglesias: “otra vez la izquierda derrotada”, al mismo tiempo que les regalo un libreo escrito por Oriol Junqueras en la cárcel, con los relatos que habría querido contar a sus dos hijos de estos dos años que lleva en la prisión. La portavoz de Junts per Catalunya, Laura Borrás, ha dicho que su voto en contra fue porque no había ninguna razón para dar su voto a Sánchez ya que nunca hubo una acercamiento a las “tesis” de los independentistas.

Por la triada derechista no hubo ningún cambio en su razonamiento con el del martes, Pablo Casado y Albert Rivera solo añadieron sus criticas al “espectáculo” dado por la izquierda en el reparto de “los sillones”. Rivera siguió sosteniendo que Sánchez sigue al frente “de una banda”. en cuanto al PNV, su portavoz Aitor Esteban, en tono conciliador le dijo a Iglesias que sus ofertas no eran realistas para alguien sin experiencia en la gestión, y les ha dicho que “no tiren la toalla, sigan negociando”. Lo mismo les ha dicho José María Mazón, del PRC, quien le brindo a Sánchez el único apoyo que tuvo. No hubo respuesta del secretario general del PSOE a la petición de seguir negociando. Tiene dos meses Sánchez aún para lograr la investidura antes de la convocatoria a nuevas elecciones. Unidas Podemos insistió : “negocie con nosotros y no lleve a los españoles a otras elecciones”.

Acerca del autor

Armando Lopez

Deja un comentario