DeportesInternacional

Esta vez, Simone Biles no fue la “CABRA”

De acuerdo con Buckner, cada vez que Biles tira de su leotardo es como si estuviera ajustándose una capa alrededor de su cuello.

Tokio, Japón. – (Agencias) Después del sorpresivo abandono de la estrella mundial de gimnasia, Simone Biles, las primeras planas de los periódicos se multiplicaban, preguntándose el motivo. Ella dijo: “es suficiente, hay que salir”.

Candace Buckner, reportera especializada en cuestiones raciales en el deporte del Washington Post, escribió que Simone Biles no fue la “CABRA” este día.

Simone Biles

Y es que, la cuatro veces campeona olímpica estadounidense, fue homenajeada por la red social llamándola GOAT, una palabra en inglés que significa «cabra» pero que se usa como acrónimo de «Greatest Of All Time«, o «la más grande de todos los tiempos».

El locutor de la NBC Sport así la describió mientras Biles se preparaba para las barras asimétricas en las finales de gimnasia por equipos el martes en Tokio.

Sin embargo, ella no mostraba seguridad en su rostro cuando ejecutó su salida de las barras. Un suspiro audible se le escapó al locutor en el momento en que Biles tuvo que dar un gran paso para controlar el aterrizaje.

Simone Biles se retira lesionada tras un mal apoyo en la prueba de potro de  los

De acuerdo con Buckner, cada vez que Biles tira de su leotardo es como si estuviera ajustándose una capa alrededor de su cuello.

Ella es la heroína encargada de salvar un deporte “mancillado, encarnando cierta creencia trillada del dominio estadounidense y también cargando un genero y una raza”.

“Es una capa pesada que la ahoga. Pero, es una que, a las mujeres afroamericanas excepcionales, y a las mujeres de color, se les dice que usen”, escribe Buckner. “Porque simplemente ser grande no es suficiente”-

The Beat: Candace Buckner On The Pacers | Hoops Rumors
Candace Buckner

Tienen que cumplir con una responsabilidad social más profunda como modelos a seguir, que “rompen techos de cristal mientras rompen récords”. Tiene que ser superlativos, así como pioneros. Tiene que ser avatares del progreso y el cambio.

Buckner reflexiona sobre la manera en que la admiran los medios y la gente. Deja claro la situación por la que atraviesa la gimnasia estadounidense después del escándalo sexual, siendo Biles la única que queda de aquel equipo.

“No puede ella revivir la gimnasia por si sola del escándalo sexual”, reflexiona Buckner, mientras lleva también a las niñas afroamericanas a equilibrarse en las vigas de todo el país.

Escándalo! Gimnasta de Estados Unidos denuncia abuso sexual de médico del  equipo – Prensa Libre
McKayla Maroney (i) denunció al médico del equipo Larry Nassar (d) de haber abusado de ella

Sin duda, escribe Buckner, “fue hermoso ver a la primera estadounidense Hmong, Sunisa Lee, competir en el equipo e ir a las barras asimétricas después del retiro de Biles”.

Como fue inspirador la presencia de Jordan Chiles, otra mujer afroamericana en el equipo, en lugar de Biles y enfrentar dos pruebas.

Si las niñas de color estadounidenses se levantaran temprano el martes, verían a dos estrellas actuando en un escenario mundial. Eso alimentaría un sueño.

Jordan Chiles (i) entró después de que Simone Biles (d) se retirara. (Foto Toni L. Sandys/The Washington Post)

Biles encarna el sueño más que cualquier otro héroe en el escenario olímpico, dice Buckner. Una especie de Moisés, que guía a las niñas como ella a la tierra prometida, donde podrán hacer los saltos dobles de Yurchenko, sin el temor de alguien pronuncie mal su nombre o intente acariciar su cabello.

Es una tarea noble, y ella ha tratado de llevarla sobre sus 1.43 metros, por sí misma. Pero también es dañino e injusto, reflexiona Buckner.

«Realmente siento que tengo el peso del mundo sobre mis hombros a veces», publicó Biles en Instagram un día antes de las finales por equipos.

Para las mujeres negras, dice Buckner, que logran espacios tradicionalmente de blancos, reciben un tipo de presión diferente.

“Si han tenido una negra realista por madre, desde la infancia han escuchado el estribillo que tienen que trabajar el doble de duro para obtener la mitad. Y si pasaron dos segundos en Estados Unidos, entonces saben que su mamá tenía razón”.