Salud y Alimentación

Helicobacter, preámbulo del cáncer gástrico

Escrito por Redacción

 EL UNIVERSAL

Aunque el cáncer gástrico no es tan común en México (siete mil 546 casos detectados en 2018, según Globocan), es todo un reto diagnosticarlo y tratarlo. Llevar una dieta rica en alimentos salados y ahumados, y/o escasa de frutas y vegetales es de los principales factores de riesgo para padecerlo. Pero también existe una bacteria capaz de detonarlo: el helicobacter pylori, asociado con la gastritis y el reflujo gastroesofágico, y catalogado como carcinógeno por la Organización Mundial de la Salud (OMS).


“En todo paciente en el que se llega a detectar, se le debe dar un tratamiento de erradicación pues, en algún momento, puede desarrollar cáncer”, advirtió el doctor Raúl Guzmán Trigueros, jefe del servicio de oncología del Hospital Regional de Alta Especialidad de Ixtapaluca.

 

Basta ingerir un alimento contaminado para contraer el helicobacter pylori. De hecho, se estima que siete de cada 10 lo tiene, “ya sea por inmunidad, es decir, porque tuvimos la infección y la resolvimos; o como huésped en el estómago”, aseguró el doctor Genaro Vázquez Elizondo, miembro de la Asociación Americana de Gastroenterología (AGA).


A su vez el doctor Alan Barrell, director médico de la farmacéutica Chinoin, explicó que, para sobrevivir, este bacilo “necesita de la acidez estomacal. Su presencia influye en factores que provocan úlceras gástricas, úlceras duodenales, linfomas y cáncer gástrico”.


En nuestro país las guías de práctica clínica para el cáncer gástrico datan de hace una década. A los especialistas solo les resta consultar las guías europeas o estadounidenses y, sobre todo, “informar del riesgo de padecer helicobacter pylori. Hay que hacer endoscopías, ponerlo en la agenda de política pública, facilitar el acceso para este tipo de enfermedades, actualizar las guías y mejorar los sistemas de referencia”, consideró Guzmán Trigueros.


A su vez Vázquez Elizondo recalcó que “erradicar el H. pylori sí reduce el riesgo de cáncer, pero no sabemos exactamente en quiénes buscar la bacteria. Un porcentaje de los pacientes que la tienen no sufren gastritis, ni infecciones, sino que presentan úlceras. Con el tiempo, habrá presencia de cáncer”.


Cuadro clínico del cáncer gástrico
En el marco del Segundo Congreso Nacional de Pacientes Juntos contra el cáncer, Guzmán Trigueros dijo que los síntomas del cáncer gástrico son muy inespecíficos: dolor abdominal, pérdida de peso, fatiga y sangre oculta en heces. “Al tener una lesión en el estómago, el paciente deja de comer.

Si no hay una vía de alimentación, es muy difícil que llegue al tratamiento. Por desgracia, esas manifestaciones se dan en la fase más avanzada. Y es que no existe una política de detección bien definida en los países occidentales. La Sociedad Americana de Endoscopía Gastrointestinal sugiere realizar una endoscopía cada uno o dos años a quienes tengan algún antecedente familiar. De ahí en fuera, no hay ninguna otra recomendación”, lamentó el oncohematólogo.

Acerca del autor

Redacción

Deja un comentario