Internacional

Hong Kong al borde de la intervención china

Escrito por Armando Lopez

Hong Kong, Región Autonómica de China. – (Agencias) Se acerca cada vez más la posible intervención del ejército chino en Hong Kong. En el segundo día de bloqueos al aeropuerto de Hong Kong por parte del movimiento estudiantil, se ha incrementado la violencia de las dos partes. La tensión se vivió cuando un grupo de médicos trato de sacar a una persona de origen chino que era retenido por los manifestantes y se encontraba en mal estado. En ese momento la policía comenzó a lanzar gas pimienta.

Mientras, afuera del aeropuerto, los manifestantes bloquearon varios vehículos policiales provocando que los agentes antidisturbios replegaran a los manifestantes a base de empujones. Llevaba pocas horas que los aviones estaban aterrizando y despegando en la mañan,a cuando de nuevo un número considerable de manifestantes volvieron a entrar y bloquearon el acceso de los pasajeros. A media tarde las autoridades cerraron el tráfico aéreo de salida, en uno de los aeropuertos más transitados del mundo.

Con esta toma, el movimiento estudiantil reafirmó su posición de seguir con sus acciones, aumentando la violencia en sus actos como respuesta a la brutalidad policiaca y a las amenazas de China, que las ha calificado como “terroristas”. Por otro lado, un personaje interesado en estas protestas, Donald Trump, afirmó este martes, que el Ejército chino se está desplegando en la “frontera con Hong Kong” de acuerdo al informe que le han entregado los servicios de inteligencia estadounidense, haciendo un llamamiento a “la calma”, cosa que de seguro nadie le ha creído. Todo este martes se han presentado imágenes de las tropas chinas concentrándose en la ciudad de Shenzhen, al otro lado de la frontera, a 40 kilómetros por carretera del centro de la ciudad.

Tras su arribo al aeropuerto, el octavo del mundo por número de pasajeros y el primero por mercancías, los manifestantes levantaron una barrera con carros frente a la zona de embarque impidiendo a los pasajeros el acceso, lo que ocasiono varios enfrentamientos entre los pasajeros y los manifestantes. Muchos pasajeros se han quejado, inclusive han llegado a forcejear para tratar de pasar entre los manifestantes. Un turista eslovaco, Pavol Caravaca, intentó convencer a los manifestantes planteándoles una pertinente pregunta: “¿Acaso está bien quitarle la libertad a una persona mientras vosotros lucháis por la vuestra?”, según el South China Morning Post.

Un visitante que vio frustrada su tentativa de abordar su avión, aseguraba, “están volviendo a la opinión pública contra ellos”. Estas acciones de confrontación han empezado a dañar la imagen y las simpatías de que gozaban las manifestaciones, una historia que se repite como en 2014 en la revolución de los paraguas, en que los jovenes acamparon durante meses en el centro de la ciudad hasta que provocaron el hastió de los ciudadanos.  

Uno de los momentos de mayor tensión fue cuando un grupo de manifestantes rodearon a un joven de nacionalidad china, al que habían acusado de ser policía encubierto. Al buscar en su mochila le encontraron dos palos de bambú, por lo que consultaron en internet y hallaron indicios de que podía pertenecer al cuerpo de seguridad estacionado en la ciudad de Shenzhen. Los manifestantes lo golpearon y amarraron las manos del joven, reteniéndole durante varias horas, en las que perdió el conocimiento un par de veces. Al principio no permitieron que lo antendieran unos paramédicos hasta que fueron convencidos de permitir su atención en el lugar, pero sin ser trasladado fuera del aeropuerto.

Se cumplen cinco días consecutivos de protestas en el aeropuerto y dos bloqueos, después de la “sentada” multitudinaria en la que miles de jóvenes se concentraron para protestar por la violencia policial en los enfrentamientos del domingo, donde resultaron heridos 45 personas y una de ellas, una chica, recibió un balazo de goma en el rostro, perdiendo la visión en un ojo.

Justamente, sobre ese respecto, las Naciones Unidas se han expresado, a través de un comunicado en el que urge al Gobierno de Hong Kong a actuar de acuerdo a los protocolos de contención en el usa de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad; e investigar la actuación de las policías en los enfrentamientos del domingo de una manera “contraria a la legislación internacional”.  Tambien la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha denunciado en su comunicado, que “las fuerzas de seguridad han disparado en múltiples ocasiones botes de gas contra los manifestantes en zonas cerradas y directamente hacia individuos concretos, lo que ha creado considerables riesgos de muerte y de heridas serias”.

Mientras tanto China ha acusado a Estados Unidos de estar metidos en el movimiento cuando uno de los líderes del movimiento se le vio en un restaurante con el embajador de los Estados Unidos en Hong Kong.  

Acerca del autor

Armando Lopez

Deja un comentario