Cultura

Iniciativa sobre Artículo 3° «fue muy poco cuidada»: INEE

CIUDAD DE MÉXICO, enero 21 (EL UNIVERSAL).- La iniciativa de reforma al Artículo Tercero constitucional que presentó el presidente Andrés Manuel López Obrador «fue muy poco cuidada», inclusive ofensiva al sentido de dicho artículo, el cual rige la educación en el país, señaló la presidenta de la junta de Gobierno del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), Teresa Bracho González.
Al presentar la campaña «En educación #ACiegasNo» para defender la autonomía de dicho instituto, la presidenta del INEE criticó el poco cuidado y los errores «de todo tipo» que contiene la iniciativa de ley para reformar la Constitución que presentó el Poder Ejecutivo para revocar la reforma educativa del sexenio peñanietista y que podría comenzar a discutirse en el próximo periodo de sesiones del Congreso de la Unión.
«Yo me atrevería a decir que fue una iniciativa muy poco cuidada, con un número enorme de errores de todo tipo. En lo personal, como especialista en educación y trabajadora de la educación desde toda mi vida, me parece que ofende al artículo tercero. Es una iniciativa que se cuidó muy poco y debió ser mucho más respetuosa de la norma básica que rige esta nación», señaló.
Ante las declaraciones del titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Esteban Moctezuma, en el sentido de que se generará un nuevo modelo educativo que vaya acorde con la nueva reforma que propone el presidente López Obrador, Teresa Bracho González lamentó que no se dé tiempo para conocer qué funcionó y qué no del modelo propuesto por la administración anterior, sin haber evaluado «seriamente» sus resultados, aplicación e instrumentación.
La funcionaria consideró que el sistema educativo de un país no debería experimentar tantos cambios de un sexenio al siguiente; y que la mejora continua no implica pensar en la educación como un «borrón y cuenta nueva».
«Calidad significa mejora continua, no echar abajo todo lo que hay para construir desde cero porque entonces dentro de tres o cuatro años estaremos teniendo un nuevo modelo que quién sabe si funcione o no, porque eventualmente habrá un cambio de gobierno. Pensar en la educación como borrón y cuenta nueva nos va a llevar a una crisis nacional porque ni los niños, los maestros ni las escuelas crecen o trabajan por sexenio. La educación no debe funcionar por sexenio sino por un proyecto nacional», dijo.
Criticaron que en la integración y aprobación del presupuesto de egresos de la Federación 2019 se les haya quitado de 7% a 17% de su financiamiento a tres instituciones que atienden a la población con mayores carencias, «a los más pobres de los más pobres»: Conafe, Conalep e INEA, y que se hayan destinado pocos recursos a la educación inicial en comparación con lo que se invirtió para los programas de becas Benito Juárez para estudiantes de bachillerato, y para el programa Jóvenes Construyendo el Futuro.
«Nos preocupa especialmente la reducción presupuestal a las instituciones que atienden a los alumnos con menores recursos. Si les damos dinero a quienes no necesariamente son los más pobres y le estamos quitando a las instituciones que sí atienden a los más pobres, estamos haciendo que esos alumnos que reciban esas becas, si efectivamente funcionan, asistan a instituciones que les darán educación con nivel más bajo de calidad», dijo Bernardo Naranjo.
«Tendríamos que fortalecer a las instituciones que atienden a las personas con mayores necesidades, a instituciones como INEA, Conafe y Conalep que no tienen autonomía y no pueden decir estas cosas. Tampoco tienen grupos que pudieran, políticamente, ejercer una presión. Nunca hemos visto una autopista bloqueada por analfabetas pidiendo servicios, o un edificio tomado por niños de Conafe. Son difícilmente movilizables en términos políticos y por eso vemos que estas reducciones no generan una movilización».
Los consejeros calificaron de «irrenunciable» que el ingreso al magisterio o el otorgamiento de plazas se dé a través de concursos como los que se establecieron desde 2013, con la pasada reforma educativa; y señalaron que, en encuestas aplicadas a docentes en servicio y a estudiantes normalistas, el método que prefirieron para ingresar al magisterio es hacerlo por concurso.
Esteban Moctezuma Barragán dijo que los mecanismos de ingreso se negociarían los maestros y las organizaciones sindicales, después de que en la iniciativa para una nueva reforma educativa se eliminaron todos los conceptos asociados a la evaluación, inclusive a presentar exámenes para obtener o no una plaza.
«Todos los normalistas que hoy están estudiando, imagínense que les digamos: ‘olvídate de estudiar, mejor apúrate para acercarte a algún líder sindical o juntar los 200 o 300 mil pesos que te va a costar tu plaza porque ese va a ser el mecanismo para el ingreso’. Al quitarlo de la Constitución, la autoridad se expone a mecanismos de presión. No lo van a dejar: el SNTE quiere volver a distribuir la mitad de las plazas disponibles como en el pasado, la otra mitad la distribuían los gobierno estatales y ninguno era mucho mejor que el otro», dijo Bernardo Naranjo.
Teresa Bracho agregó que «nunca se ha presentado una negociación o por lo menos que el instituto tenga constancia de ello» sobre la manera en que deben entregarse las plazas a los docentes, puesto que no está contemplado en la ley. Dijo que mientras no se hagan las reformas constitucionales que propone le presidente y el texto vigente así lo mandate, tendrán que seguir aplicándose las evaluaciones para el ingreso, promoción y permanencia en la docencia.
«El pequeño problema (para eliminar de facto las evaluaciones) es que en la ley sigue vigente, en la Constitución sigue vigente».

El Universal / RDLMB 21/01/19

Acerca del autor

Redacción

Deja un comentario