Religión

Joven cristiano se convierte en símbolo de la tragedia del Líbano

Un joven cristiano de 23 años, cuyo cuerpo fue hallado este 7 de agosto entre los escombros con una cruz en su mano, se ha convertido en el símbolo de la tragedia ocurrida en Beirut (Líbano), conmoviendo en las redes sociales.

Su nombre es Joe Elias Akiki y trabajaba en el puerto de Beirut para pagar sus estudios de Ingeniería Eléctrica en la Universidad de Notre Dame – Louaize del Líbano, centro católico donde se formaba desde 2016.

El cuerpo de Joe fue encontrado este 7 de agosto por los rescatistas que trabajan arduamente en los escombros de la zona portuaria libanesa. El joven tenía una pequeña cruz en la mano.

“Atrapado durante tres días bajo el edificio derrumbado, Joe Akiki estuvo orando todo el tiempo sosteniendo la cruz en su mano, murió rezando, murió silenciosamente”, expresó en su cuenta de Twitter la columnista Christiane Waked.

“Con gran pesar la NDU se despide de Joe Elias Akiki”, señaló por su parte la universidad en su cuenta de Twitter, y envió “sus más sinceras condolencias a su familia y seres queridos”. “Que su alma descanse en paz eterna”, añadió en el post que acompaña con una cita de Santa Teresa de Lisieux: “No estoy muriendo, estoy entrando en la vida”.

La zona portuaria de Beirut fue destruida el 4 de agosto por dos explosiones, una de las cuales alcanzó un radio de nueve kilómetros, arrasando con edificios, viviendas, y afectando también iglesias, mezquitas y hospitales, los cuales, ya saturados por la pandemia del coronavirus, atienden a los heridos.

Según las informaciones, hasta el momento se han contabilizado más de 150 muertos y más de cinco mil heridos. El ministro de Salud, Hamad Hassan, dijo que entre los heridos, 120 están en condición crítica.

Además, el gobernador de Beirut, Marwan Abboud, dijo que los daños se calculan entre tres mil y cinco mil millones de dólares, y que al menos hay 300 mil personas damnificadas, “incapaces de dormir en sus hogares”.

Con el fin de ayudar en la atención de las víctimas, el Papa Francisco realizó una donación de 250.000 euros a la Iglesia en el Líbano.

El Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral afirmó que “en estos momentos de dificultad y sufrimiento”, esta ayuda “quiere ser un signo de la atención y cercanía de Su Santidad hacia la población afectada y de su cercanía paternal a las personas que se encuentran en graves dificultades”.

Información adquirida de nuestros amigos del grupo ACI Prensa 

Acerca del autor

Rafael García Ramírez

Deja un comentario