7 de Junio Digital

Justicia social debe resolverse con acceso a la salud y enfoque preventivo: IMSS

La gran lección de la pandemia por COVID-19 es que la justicia social debe construirse desde abajo para garantizar el acceso a los servicios de salud y resolver los problemas de desigualdad, señaló el director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, Zoé Robledo.

“No podemos pensar como humanidad, como país, como instituciones de salud pública, en que este momento que hemos vivido no nos conduzca a un enfoque radicalmente preventivo”, subrayó durante el primer informe de actividades de Leopoldo Santillán Arreygue, titular de la Oficina de Representación del IMSS en Coahuila.

Este 20 de febrero, Zoé Robledo destacó que para salir adelante de esta emergencia sanitaria y prepararse para otras, se debe atender a otras pandemias como obesidad, diabetes, hipertensión y enfermedades crónico-degenerativas, para lo cual se necesitará de un esfuerzo conjunto.

Ponderó la coordinación y relación entre el IMSS y el gobierno de Coahuila en la atención de la pandemia, por la apertura y diálogo para encontrar soluciones ante momentos difíciles a causa de los contagios.

Señaló que la reconversión hospitalaria en la entidad no podía darse de manera aislada, en particular en Monclova al inicio de la pandemia, donde se vivió uno de los momentos más difíciles cuando se presentó un brote que pudo haberse convertido en una crisis.

Por su parte, Leopoldo Santillán Arreygue refirió que el IMSS en Coahuila atiende a 2 millones 341 mil 448 derechohabientes en el régimen ordinario, que representan el 74 por ciento de la población, y a más 310 mil 976 beneficiarios adscritos al Programa IMSS-BIENESTAR, lo que en total representa al 84 por ciento de la entidad.

Enfatizó que en la actualidad y para hacer frente a la pandemia por COVID-19, el IMSS en Coahuila cuenta con 706 camas reconvertidas y al 19 de enero de este año se han inaugurado dos Unidades de Atención Temporal en Monclova y Saltillo, de 38 camas cada una, lo que al 31 de enero da un total de 826 camas dispuestas para la atención de estos pacientes.

En su mensaje, el gobernador Miguel Riquelme Solís señaló que, dentro de cualquier diferencia que se quiera dar, que quiera mezclar la política con la salud, en Coahuila se ha mantenido un equilibrio para que esto no suceda.

“Para que logremos conformar un equipo garante de la salud de los coahuilenses y, por ende, nos queda un reto muy grande, que es vacunar a toda la población”, mencionó el mandatario.

“El reto es muy grande; las vacunas que hasta ahorita tiene México y que ha distribuido en las 32 entidades federativas, todavía nos da un porcentaje muy bajo y tenemos dos problemas: primero; si siguen llegando en esa capacidad, vamos a tener que mantener un esfuerzo por coordinarnos para que sean realmente las que se necesitan vacunar, para la estrategia de salud.

“Y el otro reto es que, si llega el volumen que todos estamos esperando, pues más organizados tenemos que estar para poder tener esa coordinación con los adultos mayores, con los que siguen”, indicó Riquelme Solís.

En ese sentido, mencionó que, al terminar con ese proceso, se tendrá que empezar nuevamente a vacunar a toda la población, pensando que la duración de la vacuna tiene vigencia de un año.

Salir de la versión móvil