Multimedia Religión

La Confesión – Soy Laico, Soy Católico

El sacramento de la Reconciliación es un sacramento de curación.

Cuando voy a confesarme es para sanarme, curar mi alma, sanar el corazón.

¿Por qué confesarse?

Explica el Papa Francisco que “el perdón de nuestros pecados no es algo que podamos darnos nosotros mismos. Yo no puedo decir: me perdono los pecados. El perdón se pide, se pide a otro, y en la Confesión pedimos el perdón a Jesús. El perdón no es fruto de nuestros esfuerzos, sino que es un regalo, es un don del Espíritu Santo” por la gran misericordia del Señor.

¿Es complicado confesarse?

No lo es tanto: en el Catecismo, la Iglesia nos propone cuatro pasos para una buena confesión:

1) Examen de conciencia;
2) Contricción (o arrepentimiento), que incluye el propósito de no volver a pecar;
3) Confesión;
4) Satisfacción (o cumplir la penitencia).

Son cuatro pasos que damos para poder recibir el gran abrazo de amor que Dios nuestro Padre nos quiere dar con este sacramento: “Dios nos espera, como el padre de la parábola, extendidos los brazos, aunque no lo merezcamos. No importa nuestra deuda. Como en el caso del hijo pródigo, hace falta sólo que abramos el corazón.

Acerca del autor

Rafael García Ramírez

Deja un comentario