Coronavirus Internacional

El Covid-19 empuja crisis en el Gobierno de Bolsonaro

Escrito por Armando Lopez

Brasília, Brasil. – (Agencias) La pandemia de coronavirus también afectó al sistema político brasileño, donde crecen las tensiones entre Jair Bolsonaro, su entorno militar y su ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, a quien pidió sus renuncia, además de su enfrentamiento con el Congreso Nacional. 

Jair Bolsonaro y Luiz Henrique Mandetta (de izq. ader.)

En su paso por Brasil, la pandemia de COVID-19 no solo multiplica infectados y suma fallecidos. También dejó una cantidad de frases y comparaciones absurdas por parte del presidente del país, Jair Bolsonaro, y una tensión política que incluso pone en cuestionamiento su continuidad.

Para Carlos Oliveira, politólogo brasileño, la crisis desatada por el coronavirus configuró un contexto político en el que “los gobernadores, los alcaldes y el Congreso son los principales protagonistas”.

Jair Bolsonaro

El politólogo graficó el papel lateral de Bolsonaro con un dato de la agenda del mandatario: “Rara vez se lo verá reunirse con políticos o líderes importantes del país. A menudo hay reuniones con ministros alineados con él, como Abraham Weintraub (ministro de Educación) pero en raras ocasiones hay encuentros con el ministro de Salud”.

“Es un presidente que, desafortunadamente, no se muestra como un líder, no empuja al frente. Está aislado”, concluyó.

Yanina Welp

La politóloga argentina y coordinadora de la plataforma de análisis político Agenda Pública, Yanina Welp, advirtió que la situación se ha vuelto “muy tensa” alrededor de Bolsonaro, especialmente porque “parece claro que ha dejado de ser una figura potable para casi todo el mundo”.

La analista aclaró que por el momento “la información es muy incompleta y sobre todo muy turbia” desde lo interno del Gobierno, pero mencionó que el vicepresidente Hamilton Mourão “se está reuniendo y está discutiendo opciones”.

Hamilton Mourão

Según Welp, Mourão podría ser una alternativa para asumir una presidencia provisional mientras dure el estado de excepción que amerita la pandemia y mientras no se convoque a nuevas elecciones. Eso siempre y cuando exista una salida “forzada” de Bolsonaro, puesto que “nada parece indicar que vaya a hacerlo por propia decisión”.

Mourão y Bolsonaro (de izq. a der.)

Oliveira apuntó que Mourão aparece en la política brasileña de hoy como “una voz más reflexiva” que Bolsonaro, logrando calmar las aguas tras los exabruptos del presidente que “actúa mucho pensando en sus ‘fanáticos'”. La polémica por la utilidad del “aislamiento social” —que según Bolsonaro debía ser solo para los pacientes de riesgo—, es un ejemplo claro de eso.

“Bolsonaro salió a la calle, habló con gente popular, participó, incluso, en una protesta convocada por sus partidarios, exactamente al comienzo de la campaña “quedarse en casa”.

El vicepresidente, inmediatamente después, habló públicamente de que la recomendación del gobierno será mantener el aislamiento social. Entonces, me parece que Mourão cumple un rol de racionalidad, mientras el presidente continúa hablando con sus fanáticos”, explicó.

Braga Netto

Otra figura de importancia es la del jefe de la Casa Civil (una especie de jefe de Gabinete) Braga Netto, aunque la versión que lo colocaba como un “presidente operacional” que desplazaría a Bolsonaro en las decisiones sobre la crisis sanitaria no se comprobó.

Oliveira lo definió “una especie de bombero, para calmar los espíritus” que, indicó, tuvo un papel clave en el diferendo entre el presidente y el ministro de Salud Mandetta.

Acerca del autor

Armando Lopez

Deja un comentario