Internacional

La extrema derecha sube en España y pone nerviosos a los grandes partidos

Escrito por Armando Lopez

Madrid, España. – (Agencias) En España las elecciones de este domingo apuntan a una geopolítica donde la extrema derecha parece que abrirá el surco entre as derechas para ser la tercera fuerza política en España y la segunda en la derecha española. La campaña española se ha convertido en un caos donde el resultado sigue siendo incierto, todo puede pasar.

Pedro Sánchez

Los eventos diarios cambian los números en las encuestas, a pesar de que los contendientes tratan de demostrar que todo está bajo control.  El caso del PSOE es un ejemplo. Los socialistas se mantenían satisfechos por el resultado del debate y esperaban un final de campaña tranquila, pero este miércoles reventó la tranquilidad con un imprevisto por una metida de pata de Pedro Sánchez, que con las encuestas en contra se dedica a otorgar entrevistas por todos lados.

Carles Puigdemont

En su desesperada estrategia de dar entrevistas, esta vez se enredó y provoco la irritación de los ficales, que han hecho público un comunicado en contra de él, cuando en una entrevista con Radio Nacional de España (RNE), dijo que la fiscalía dependía del ejecutivo y que por lo tanto todo lo que haga por traer a Carles Puigdemont es algo que hay que atribuirle al Gobierno. La propia vicepresidenta, Carmen Calvo, y el propio presidente tuvieron que salir a tranquilizar las aguas.

Carmen Calvo

Sánchez, tratando de buscar un equilibrio entre el nuevo discurso duro sobre Cataluña, llegando a decir que Puigdemont “se le fugo” al Gobierno del Partido Popular (PP) y que él lo traerá de vuelta a España, un asunto que se le ha ido complicando y que le afectará este domingo, y el respeto a la autonomía del poder judicial.

Santiago Abascal

Lo que ha roto todos los esquemas y previsiones aparte del evidente error de Sánchez en la recta final donde todo sigue abierto, es el imparable ascenso de la ultraderecha de Vox. Cuando se hablaba de una posible repetición de las elecciones tras el rompimiento de Unidas Podemos con el PSOE, ninguna encuesta le daba una subida entre las preferencias al partido del extremaderechista Santiago Abascal.

Crisis catalana

Después de las elecciones europeas, autonómicas y municipales donde tuvo un descenso en los votos, se creía que iba a suceder una desbandada de seguidores y que a estos los absorbería el PP, ya que la mayoría de ellos provenían de las filas del Partido Popular. Sin embargo, dos hechos le dieron el aire ascendente que lo convertiría en la tercera fuerza, lo que ha movido el tablero de los demás partidos: la crisis catalana y la exhumación de los resto del dictador Francisco Franco.

Exhumación de los restos del dictador Francisco Franco

En España se prohíbe publicar encuestas los últimos días de campaña, lo que no significa que no se hagan. Según los últimos datos que llegan entre los datos de todo tipo que manejan los partidos, aún preliminares, muestran que la extrema derecha sigue subiendo después del debate electoral en el que casi nadie confrontó a Abascal, algo que es motivo de discusión en los partidos. Los afectados serían, en principio, el PP y Ciudadanos (Cs), competidores naturales de Vox en la derecha y extrema derecha españolista.

En el debate: (de izq. a der.) Pablo Casado (PP) Pedro Sánchez (PSOE) Santiago Abascal (Vox) Pablo Iglesias (Unidas Podemos) y ALbert Rivera (Cs)

Como sucede en los últimos días hacia la jornada electoral, los partidos presumen optimismo en público, pero en privado el nerviosismo los consume. Según el PSOE, Vox devora a Ciudadanos y entierra el crecimiento del PP. El riesgo es que los supere en algunas provincias. Para la gente del PP, en cambio, asegura que, si Cs se hunde y solo quedaría dividiéndose los votos Vox y ellos, podría ser beneficioso para la triada derechista. De hecho, dicen que podrían llegar a 150 escaños. Sin embargo, eso requeriría que el PP obtuviera 110 escaños, algo que ninguna encuesta prevé. Lo mismo que argumenta el PSOE, que les puede pasar como en 2016 cuando las encuestas daban a Mariano Rajoy un máximo de 120 curules en la repetición de las elecciones y consiguió 137.

(de izq. a der.) Abascal (Vox), Pablo Casado (PP) y ALbert Rivera (Cs)

Lo que es cierto es que todos se han movido al ritmo que les impone Vox en el horizonte. Sánchez, que evitó a Abascal en el debate, ahora lo hace en los mítines, en claro intento de mover a la izquierda. El socialista ha declarado este miércoles que el PSOE es el único que garantiza en Gobierno “valiente” frente a la ultraderecha “envalentonada” porque el PP y Cs están “acobardados” ante Vox. Por el lado de Unidas Podemos, Pablo Iglesias ha culpado a las “las políticas económicas de Merkel, Montoro y Calviño” y a los medios de comunicación del auge de Vox, y ha propuesto combatirlo con políticas sociales para proteger a los ciudadanos que puedan sentir la tentación de apoyarles.

El fantasma francés recorre los pasillos de los viejos político de izquierda. Alla la socialdemocracia parecía tener un horizonte tranquilo en la división de votos con la derecha que generaba el Frente Nacional. Pero surgió el grupo de Le Pen y comenzado a devorar al electorado no solo del Frente, sino que tambien al electorado comunista y socialdemócratas, y ahora esos partidos se han quedado en el fondo de las preferencias electorales.

Marine Le Pen

En la España actual hacia las urnas este domingo no parece haber llegado aún ese fenómeno, y las encuestas no detectan que Vox este entrando en el voto de la izquierda, pero lo que pso en el debate del lunes ha encendido todas las alarmas para el futuro.

En España ese fenómeno no parece haber llegado aún, y las encuestas no detectan que Vox esté entrando en ese voto de izquierda, pero el debate del lunes ha disparado todas las alarmas para el futuro.

Acerca del autor

Armando Lopez

Deja un comentario