Salud y Alimentación

La heladería La Bella Italia cierra su sede en la Roma

Escrito por Redacción

EL UNIVERSAL

La Bella Italia, una de las heladerías más longevas de la Ciudad de México, anunció el cierre de sus puertas al público, mediante un comunicado a través de la página oficial de Facebook. La Bella Italia indicó que el motivo del cierre es que buscan renovarse en otro espacio de la metrópoli. Sus helados reconocidos por la variedad de sabores y cremosidad se habían convertido en un icono de la colonia Roma.

“Hoy es nuestro último día en nuestra casa que nos vio nacer. Muy pronto saldrá el sol y les anunciaremos nuestra nueva sede. Mientras vamos a seguir escribiendo esta historia que inició en 1922” declara una publicación de La Bella Italia en Facebook. Además, la empresa está incluyendo posts donde declaran que muy pronto darán a conocer donde se ubicará la nueva Bella Italia.

l 5 de enero fue el último día activo de La Bella Italia, la cual fue fundada desde 1922 por un grupo de migrantes italianos, al final fue adquirida por mexicanos quienes decidieron continuar con la tradición al preparar los helados con ingredientes frescos y de manera artesanal con el propósito de acercarle a los clientes una pizca de Italia en cada sabor y mezcla que realizaban y ponían a la orden del paladar de los mexicanos.

El menú de La Bella Italia constaba de helados de crema, nieves y bebidas, de acuerdo con información de la heladería pronto volverá a alojar a los amantes de sus preparaciones en un espacio renovado y con el ambiente que la caracteriza. Esta heladería ya cuenta con 97 años de historia y con el paso del tiempo adquirió su fama y tradición.


Sus populares banana split, conos, copas y malteadas serán recordados por quienes tuvieron la dicha de probarlos. Por el momento los fanáticos de estos gelatos (helados en italiano) tendrán que esperar y estar atentos a que la empresa publique en redes sociales la nueva ubicación y el día de inauguración para continuar con la tradición.


La Bella Italia fue un espacio reconocido por su decoración vintage, la gran variedad de sabores entre ellos elote, fresa, avellana, café, amaretto, plátano y ron con pasas, con los cuales le atinaron al paladar de todo cliente que llegara a la heladería. Por otro lado, las malteadas, cafés y sodas concedían otra opción para quienes no desearan comer helado convirtiendo este espacio en una cafetería al estilo de Norteamérica.

Acerca del autor

Redacción

Deja un comentario