Internacional

La Iglesia francesa se reúne con los hijos de sacerdotes

Escrito por Armando Lopez

París, Francia. – (Agencias) La vergüenza los ha acompañado durante su vida, sus padres pertenecieron o pertenecen a la iglesia católica, son sacerdotes o religiosas, algunos la abandonaron al nacimiento de sus hijos, otros aún son religiosos. Se hacen llamar los hijos del silencio, algunos los consideran hijos de Satanás, o de la vergüenza, las descalificaciones los ha acompañado toda su vida. Pero lo mismo han cargado con el silencio de la Iglesia, no quieren saber nada de ellos, asi lo afirma uno de ellos.

Pero la iglesia francesa ha dado el primer paso para conciliarse con ellos. Por primera vez los hijos de los sacerdotes son recibidos oficialmente por la Conferencia Episcopal, quien han declarado que estan abierta a atender este asunto. Lo que para los hijos del silencio es un primer paso de un largo camino hacia Roma.

A comienzos del año, el periódico New York Times publicó un reportaje sobre estos casos, lo que hizo que el Vaticano confirmara que existen procedimientos para atender a lo que ellos han llamado “los hijos de los ordenados”. En estos procedimientos se establece que los religiosos que tengan hijos deberán abandonar el sacerdocio y asumir su responsabilidad paterna y atender a los hijos. La dispensa para estos casos es un procedimiento rápido y, en el caso de no querer el sacerdote o sus superiores no quisieran pedir la dispensa de manera voluntaria, el Vaticano puede obligarlos a hacerlo.

Los Hijos del Silencio, una asociación creada en 2013 que tiene medio centenar de hijos se sacerdotes franceses, han declarado que lo que esperan es que el papa Francisco los reciba, es ser “oídos, escuchados y reconocidos”. Anne-Marie Jarzac, presidenta de la asociación, declaró al diario católico La Croix: “queremos poder ver cara a cara al papa, en Roma, y que él nos dirija palabras reconfortantes. No somos responsables de nuestra condición”, y concluyó que “hay demasiados hijos de curas que siguen sufriendo, que han vivido en el rechazo, con reproches por haber nacido”.

Anne-Marie encabezo la comisión junto a dos personas que fueron recibidos por la comisión episcopal para los ministros ordenados y los laicos en misión eclesiástica (Cemoleme). La reunión se llevó a cabo en la sede de la Conferencia Episcopal en París y fue a puerta cerrada. La reunión fue confirmada por el portavoz de la institución religiosa quien sin embargo no se previo realizar un comunicado. A principios de año, Jarzac tuvo el primer contacto con el secretario de la Conferencia, Oliver Ribadeau-Dumas, sin embargo, esta reunión la mantuvieron en secreto hasta que fue revelada por el periódico Le Monde a finales del mes pasado. Esta última reunión no sucedió, ya que fue anunciada por las dos partes con antelación.

La existencia de los hijos de los sacerdotes ya no es un “tabú”, asi lo declaro el arzobispo de Bourges, Jérôme Beau, presidente de Cemoleme, a La Croix. “Lo que me importa, ante todo, es escuchar a esos hijos del silencio que manifiestan un sufrimiento y de comprender esta cuestión a través de sus ojos”, explicó.

La idea misma de celebrar esta reunión significa que “los reconocemos”, subrayó. “Deseamos decirles que el bien del hijo y de la madre deben primar y que el cura debe abandonar su sacerdocio para asumir oficialmente a su hijo, para que este pueda sentirse un hijo del amor”, indicó. Según adelantó, la idea es, a través de esta y futuras reuniones, “avanzar hacia una carta de la Iglesia de Francia que defina las formas de actuar en estas situaciones”.

Acerca del autor

Armando Lopez

Deja un comentario