Internacional

La OTAN se resquebraja en su 70º Aniversario

Escrito por Armando Lopez

Londres, Inglaterra. – (Agencias) La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) se encuentra al borde de la muerte. Los virulentos enfrentamientos de estos tres últimos años entre sus principales socios en ambos lados del Atlántico, Francia y Estados Unidos, han dividido, como nunca en sus 70 años de historia, al organismo.  

Donald Trump y Emmanuel Macron (de izq. a der.)

Los dos se encuentran a disgusto con la situación en que se encuentra la OTAN, pero por diferentes razones. La OTAN celebra este lunes y martes una cumbre en Londres, en medio de un enorme enfrentamiento entre sus aliados. El choque más peligroso e inestable es el enfrentamiento entre Macron y Erdogan, por la intervención turca en Siria.

Macron y Erdogan (de izq. a der.)

Además, el enfrentamiento y cruce de acusaciones entre Trump y la Unión Europea (UE), pone más un ambiente de funeral que de celebración. Además, La celebración del 70º aniversario de la Alianza en Londres, se encuentra también con la situación de la Gran Bretaña, donde el Partido Conservador, con su líder Boris Johnson, apostaron a una salida de la UE con o sin acuerdo, lo que pone en peligro el papel que venia desarrollado el Reino Unido como enlace entre la UE y Estados Unidos.

Las discrepancias entre los socios de la OTAN alcanzan alturas inimaginables hasta hace poco. La llegada de Donald Trump trajo el elemento discordante a el organismo. Lo primero que hizo fue quitar todos los acuerdos firmado de Obama y exigir a los socios aumentar hasta el 4% del PIB en armamento, cosa que llevo al presidente de la OTAN a declarar que eso era muy precipitado. Despues el enfrentamiento por el programa militar de la UE, donde exigió la participación de empresas estadounidenses de armamento en el desarrollo del programa europeo.

Trump y Macron saludando

Estas discrepancias han llevado a alguno de ellos, con Trump y Macron a la cabeza, ha no compartir en absoluto la estrategia de la Alianza, a la que consideran estancada en centrar a Rusia como enemigo, y demasiada lenta en adaptarse a las verdaderas amenazas del siglo XXI. Una de las aliadas involucradas en los preparativos de esta semana en Londres, confesó: “estamos en un momento tan complicado como apasionante porque la historia se está reescribiendo delante de nosotros.

Trump y Macron tienen razones distintas que amenazan la celebración en Londres. Estan dispuestos a amargarle la celebración al secretario general de la OTAN, el noruego Jens Stoltenberg, que se ha visto desbordado por los acontecimientos en Siria, poniendo en duda su capacidad de liderazgo. La presencia del personaje más conflictivo en estos últimos meses, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan, puede convertir la cumbre en una Alianza, como nunca, totalmente desquebrajada.

La intervención de Turquía en Siria, para perseguir a las milicias kurdas exaliadas de Estados Unidos en su lucha contra las milicias de ISIS, en octubre, una acción unilateral de Recep Tayyip Erdogan, y que enfureció a Macron en octubre, puso en riesgo la cumbre. A partir de la invasión turca, Macron ha arremetido furiosamente contra la pasividad de la OTAN, cuyo estado describió como de “muerte cerebral”, llegando a poner en duda la ayuda mutua, principio establecido en al artículo 5 del Tratado de Washington.

Sistema de defensa ruso S-400

Pero además de su actuación en Siria, Turquía adquirió de Rusia el sistema de defensa S-400, convirtiéndose en la bestia negra de París. Erdogan respondió de la misma manera virulenta a los ataques de Macron, a quien acusó el pasado miércoles que son sus declaraciones las que denotan “muerte cerebral”. Stoltenberg viajó el jueves pasado a Paris a intentar calmar a Macron. Sin embargo, el exprimer ministro noruego recibió un balde de agua fría por parte de Macron ante el cual no pudo reaccionar.

Stoltenberg y Macron (de izq. a der.)

El presidente francés, que ese mismo día había sufrido la muerte de 13 soldados franceses en Malí, tras el encuentro privado de una hora, cuestionó en una conferencia de prensa no solo las grandes líneas estratégicas de la OTAN, con Rusia y China como enemigos objetivos, sino también la gestión en las últimas reuniones. Macron propone un entendimiento con Rusia y China, y concentrar los recursos en la lucha contra el terrorismo.

Luis Simón

Luis Simón, director de la oficina en Bruselas del Instituto Elcano, señaló que “el análisis de Macron de que Europa no está mental y culturalmente preparada para un mundo dominado por la competencia geopolítica me parece acertado. Sin embargo, sus sucesivas declaraciones sobre el papel de la OTAN y de la UE parecen un poco confusas, incluso erráticas”. El presidente francés cree que Estados Unidos puede compartir la tranquilidad de París respecto a Rusia. Sin embargo, duda de que Washington vaya a permitir que la OTAN se haga a un lado del conflicto con China, “que es el principal problema estratégico de Estados Unidos”.

Macron

De acuerdo con una fuente francesa, “La cita de Londres no puede ser solo conmemorativa”. “Debe haber un verdadero debate sobre el futuro de una organización en la que cada grupo de aliados parece tener intereses y prioridades diferentes”. Las reformas de Macron han creado desconfianza entre los aliados. Según apuntó una fuente aliada “los del Este están de los nervios tras oír sus palabras sobre Rusia”. Macron lanzó también una ola reformista en la UE y sin embargo, tras dos años y medio en el poder no ha logrado toda vía el arranque de sus grandes planes, lo que produce dudas sobre el alcance real del impulso del francés.

Claudia Major

Al fin de la Guerra Fría, la Alianza sufrió una primera crisis de identidad. Pero se esforzó para llevar a cabo una restructuración y trató de adaptarse a las nuevas necesidades de defensa de sus miembros. Según Claudia Major, investigadora del German Institute for International and Security Affairs, de 64 cuarteles generales en 1971 se pasó a siete en 2007 y de 24,000 empleados a 7000 en el mismo periodo.

Jens Stoltenberg

La Alianza sigue orientada básicamente a la defensa mutua en caso de una agravión militar clásica por parte de un tercer país, sin revisar los principios básicos de la Alianza, y que no llegó acompañada de una revisión de los principios básicos de la Alianza. Y esa falta de adaptación ha desencadenados una segunda crisis de identidad, prácticamente más letal que la primera.

Dese la óptica alemana, en un reciente análisis sobre e futuro de la OTAN, Claudia Major contempla tres posibilidades. Un estatus quo mejorado, una retirada progresiva de los Estados Unidos con la consiguiente decadencia de la organización y el riesgo de seguridad para Europa, o una europeización de la Alianza, en la que Francia, Alemania y el Reino Unido asumirían el liderazgo. En una reciente entrevista con el medio español El País, Stoltenberg señalaba que “la OTAN es europea y americana, necesitamos ambas partes, no una u otra”. Además, agregó, que despues del Brexit, “el 80% del gasto en defensa de la OTAN será de aliados que no pertenecen a la UE”.

Dada la situación actual en la OTAN, el pronóstico es que la celebración del 70º Aniversario se llevará a cabo en un total mar de dudas sobre el futuro de la organización.

Acerca del autor

Armando Lopez

Deja un comentario