Deportes

Las polémicas de Martín Palermo, nuevo DT de Pachuca

CIUDAD DE MÉXICO, enero 21 (EL UNIVERSAL).- Martín Palermo es una figura emblemática del futbol mundial. Y ahora es el director técnico de Pachuca. En su carrera como futbolista, destacando más que nada en el Boca Juniors de Argentina, tuvo momentos de grandeza y curiosos…
Como los siguientes:

ENLOQUECIÓ. Cuartos de final de la Copa Libertadores de 2005. Después de ganar 4-0 en casa, las Chivas visitan la Bombonera, la casa del Boca, tratando de cerrar la eliminatoria. Adolfo Bautista inició la locura.
El «Bofo» fue objeto de golpes de todo tipo de los jugadores xeneizes, hasta que se desesperó e hizo un gesto a la tribuna, lo que encendió aún más al estadio. Quién se volvió loco fue Palermo, que fue a buscar a Bautista para gritarle y agredirlo en un acto tribunero pero que tuvo graves consecuencias: el delantero fue expulsado, el «Bofo» agredido y hasta recibió un escupitajo del técnico de Boca, Jorge Benítez y el juego suspendido por agresiones desde la grada.
TRES PENALTIS FALLADOS. Copa América de Paraguay 1999. Juego de primera fase entre Argentina y Colombia. Primer tiempo, mano en el área colombiano. Martín Palermo toma el balón, tira el penalti y…. lo estrelló en el poste. Segundo tiempo, otra mano colombiana, otro penalti y otra vez Palermo se pone en el punto de penalti, más allá de que Marcelo Bielsa, entonces técnico de Argentina, había mandado a otro jugador a cobrarlo.
El delantero volvió a volar la pelota. Últimos minutos del juego, Palermo conduce la pelota, se mete al área y es derribado. Se marca el tercer penalti de la noche. Martín Palermo cobró y el portero colombiano, el inolvidable portero de Pachuca, Miguel Calero, detuvo el disparo. Tres penaltis fallados en un mismo juego. El partido quedó Colombia 3 – 0 Argentina.
LA LESIÓN DEL FESTEJO. Es el año de 1991, el juego entre el Levante y el Villarreal vive sus últimos momentos, cuando en una descolgada del Submarino Amarillo la pelota queda suelta en el área y Martín Palermo anota el gol del triunfo. El argentino va a festejar cerca de la grada, donde hay afición del equipo amarillo. La gente lo abraza, se le cuelgan y eso provoca que la pequeña barda se derrumbe, mucha gente cae y la estructura pega en el tobillo derecho de Palermo, quien resulta fracturado. 

El Universal / EVZ 21/01/19

Acerca del autor

Redacción

Deja un comentario