Internacional

Los asesinos adolescentes canadienses se suicidaron

Escrito por Armando Lopez

Columbia Británica, Canadá. – (Agencias) Se adentraron en el bosque en una remota área del norte de Manitoba, quedaba atrás los asesinatos que habían realizado, ahí consumaron el pacto que habían tomado. Los dos cuerpos fueron encontrados, una autopsia confirmó lo que la policía venia persiguiendo sin éxito, era los dos fugitivos, Bryer Schmegelsky y Kam McLeod, se habían suicidado. Asi lo confirmó la policía canadiense.

La Real Policía Montada de Canadá, dijo en un comunicado, “si bien ambos individuos habían fallecido varios días antes de ser encontrados, se desconoce la fecha y hora exactas de su muerte”. “Sin embargo, hay fuertes indicios de que estaban vivos unos días después de que se les vio en julio.  

Una intensa cacería humana fue llevada a cabo durante dos semanas para dar con los fugitivos, McLeod, de 19 años, y Schmegelsky, de 18 años. Salieron de su casa en Port Slbernii, en Columbia Británica, un ciudad maderera y papelera, el 12 de julio, argumentando a sus familiares que planeaban buscar trabajo en Alberta.

Primero, la policía pensó que estaban desaparecidos, después vinieron los asesinatos. De Leonard Dyck, un botánico de la Universidad de Columbia Británica de 64 años; luego, Lucas Fowler, 23 años, un australiano, y su novia, Chynna Deese, de 24 años, de Charlotte, Carolina del Norte. El haberse confirmado positivamente que los cuerpos encontrados eran los fugitivos buscados cierra el caso de los asesinatos brutales realizados por estos dos jóvenes que captó la atención en Canadá, y provocaron una de las mayores cacerías humanas en la historia del país.

Sin embargo, existen muchas dudas, como los motivos que los llevó a cometer los asesinatos. La policía informó que se encontró un arma de fuego junto con los cuerpos de los adolescentes, y que se estaba analizando el arma para determinar si es el arma con la que se cometieron los asesinatos.

Asi mismo, informó que se había dado por terminada la búsqueda en la zona donde fueron encontrados los cuerpos de los fugitivos, a unos 6 kilómetros de donde se encontró el vehículo de Dyck quemado.

McLeod y Schmegelsky eran viejos amigos, se conocieron desde la infancia. De acuerdo con los informes, Schmegelsky era un coleccionador de la parafernalia nazi, y los dos amigos se la pasaban jugando videojuegos muy violentos durante horas. El padre de Schmegelsky, había declarado a los medios de comunicación canadienses que su hijo había estado en “una misión suicida”.

El crimen impactó a Canadá en parte por la brutalidad de sus crímenes y la gran distancia que recorrieron los fugitivos, dejaron su casa en Port Alberni en la isla de Vancouver, antes de ir al norte de Columbia Británica y acabar muertos en el norte de Manitoba, miles de kilómetros de distancia.

Acerca del autor

Armando Lopez

Deja un comentario