Editorial

Los murales desmontables de Diego ¿quién los maneja?

Escrito por Redacción

EL UNIVERSAL

La exhibición Vida Americana. Los muralistas mexicanos rehacen el arte estadounidense, 1925-1945 presenta una gran colección de trabajos de artistas de México y Estados Unidos en el Museo Whitney.

Ante la imposibilidad de trasladar obras que están en los muros, que son de grandes dimensiones o que moverlas implicaría un gran riesgo, en las salas del museo uno de los recursos ha sido el de la reproducción a gran escala de murales, con autorización de autoridades mexicanas y, en su caso, de las instituciones o de privados de Estados Unidos.

El recurso cumple en su fin de exhibir cómo se hicieron esos trabajos. Otra historia es la de los murales móviles o páneles, de los cuales, por ejemplo, Diego Rivera creó varios, entre éstos los que hizo para la New Workers School de Nueva York, cinco de los cuales se encuentran en la sede del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

Como se recordará, durante la gestión de Elba Esther Gordillo Morales, las obras fueron adquiridas. Por años, las pugnas entre el Sindicato y su exdirigente mantuvieron en vilo la situación de las piezas, pero en agosto pasado comenzaron a exponerse en la sede del Sindicato en el Centro Histórico. Finalmente, la controversia en que se vieron envueltas impidió que fueron llevadas a la exposición en Nueva York. Aunque el Sindicato había dicho que sí las prestaba, a la hora de las autorizaciones se informó que esas obras pertenecían al pueblo de México y que moverlas era un asunto que sólo podía decidir el Presidente. Los intentos continuaron hasta hace unas semanas, sin embargo, al final no se pudieron concretar y ninguno de los páneles está en el Museo Whitney.

Inician obras de restauración de inmuebles con daño severo
El INAH está por formalizar un primer contrato con una empresa especializada en restauración y de dar inicio a obras de estabilización de la cúpula del templo Nuestra Señora de los Ángeles, en la Guerrero, uno de los recintos que resultaron con más daño tras el 19-S. Recordemos que por mucho tiempo se discutió si se debía construir o no una nueva cúpula, pues una de las reglas de la restauración y conservación de inmuebles históricos es evitar la reconstrucción o añadir elementos modernos.

La decisión que se tomó fue conservarla, pero aún se desconoce cuáles son los elementos que se usarán para completarla. Otro inmueble que iniciará trabajos es la iglesia San Bernardino de Siena en Xochimilco, donde colapsó la torre del reloj y el campanario, y según el INAH ya hay “un avance importante en el proyecto”.

Acerca del autor

Redacción

Deja un comentario