CoronavirusInternacional

Los países ricos vacían los estantes de las vacunas

Dejan a los países pobres con solo poder inocular al 20% de sus ciudadanos para el 2021

Nueva York, EUA. – (Agencias) La desesperada carrera por obtener las vacunas contra el Covid-19 de las farmacéutica, ha extrapolado la brecha entre los países ricos y los pobres a las posibilidad de sobrevivir la pandemia.

UNICEF coordinará el reparto de vacunas contra la Covid-19 en 92 países  subdesarrollados

Ante los anuncios de las vacunas que se encuentran aprobadas, dos en occidente y dos en el oriente, los países ricos están reservando más de la mitad de la producción mundial de vacunas para finales del próximo año.

De acuerdo con The New York Times, mientras que los países pobres podrán vacunar al 20% de su población en 2021, los países ricos han reservado suficientes dosis como para inmunizar varias veces a su población.

La alternativa a los países pobres sin duda será la vacuna rusa y china que ya se están distribuyendo.

Cuando aún no había garantía de que llegaría una vacuna en particular, estos países ya habían cubierto sus apuestas en varios fabricantes.

Vacuna coronavirus: Países ricos ya acaparan la mitad del suministro

Si se llegarán a entregar las dosis que han apartado, la Unión Europea podría vacunar a sus ciudadanos dos veces, Gran Bretaña y Estados Unidos podrían vacunar cuatro veces y Canadá seis veces.

Este cálculo es el resultado de un estudio del New York Times sobre los datos de los contratos de compra de vacunas recopilados por la Universidad de Duke, la UNICEF y Airfinity, una compañía de análisis científico.

Según Andrea Taylor, investigadora de la Universidad de Duke, “los países ricos han llegado al frente y vaciado los estantes”.

Vaccinationalism will prolong pandemic: Andrea D. Taylor of Global Health  Innovation Center - world news - Hindustan Times
Andrea Taylor

Estados Unidos, con su poderío económico, invirtió miles de millones de dólares para la investigación, el desarrollo y la producción de cinco de las vacunas contra el Covid-19, lo que empujó su fabricación a una velocidad y una escala que de otra manera hubiera sido imposible.

Pero el apoyo llegó con una condición: que los ciudadanos estadounidenses tuvieran acceso prioritario a las vacunas hechas en su país.

La Unión Europea y Gran Bretaña se unieron a Estados Unidos para asegurar grandes pedidos con anticipación, lo que limitó la posibilidad de los países pobres de comprar oportunamente.

Margaret Keenan: Una mujer de 90 años, la primera persona en recibir la  vacuna de Pfizer contra el coronavirus tras los ensayos | Sociedad | EL PAÍS

De acuerdo con el estudio, Estados Unidos compro 100 millones de dosis a Pfizer, con la opción de compra de otros 500 millones, y 200 millones de dosis a Moderna, con opción a compra de otras 300 adicionales.

Pero también han ordenado 810 millones de dosis combinadas de las vacunas de AstraZeneca, Johnson&Johnsn, Novavax y Sanofi, con acuerdos de compras adicionales que podrían llegar a 1,500 millones de dosis.

Gran Bretaña ha comprado 357 millones a todas esas empresa, más la pequeña farmacéutica Valneva, con opciones de compra adicionales de 152 millones más.

Primeras dosis de la vacuna de Pfizer contra Covid-19, antes de terminar el  2020: López-Gatell | El Economista

La Unión Europea ha adquirido 1,300 millones de dosis, la mayoría de una misma empresa y de la alemana CureVac; con la opción de compra de otras 600 millones de dosis.

Casi todas esas vacunas se han desarrollado en dos dosis.  La rapidez con la que los países ricos logren una cobertura completa es incierta, en gran parte porque las farmacéuticas están en diversas etapas de progreso.

La vacuna de Pfizer ha sido aprobada en Gran Bretaña, Bahrain, Canadá, México, Arabia Saudita y los Estados Unidos. Se espera que la vacuna de Moderna sea aprobada pronto.

Un tercio de la población mundial no recibe ayudas económicas por la  pandemia

En el caso de AstraZeneca, que trabaja con la Universidad de Oxford, se espera se apruebe en Gran Bretaña, La India y varios otros países en las próximas semanas, además del renvió de datos a Estados Unidos, donde han sufrido reveses con los reguladores.

La vacuna de Valneva no ha entrado a ensayos clínicos. Sanofi, junto con GlaxoSmithKline, cambió para finales del próximo año la aprobación después de que los ensayos clínicos mostraran bajo rendimiento en personas mayores.

Pero las perspectivas para la mayor parte del mundo en desarrollo son nefastas. Debido a los límites de fabricación, muchos países de bajos ingresos podrían obtener suficientes vacunas para inmunizar plenamente a sus poblaciones hasta 2024.

Deja una respuesta