Lado B

Lujo sustentable: una diseñadora crea bolsos y carteras de autor a partir de sachets de leche reciclados

Todo nació como un proyecto de tesis al que tuvo que dedicarle más de cuatro meses para encontrar los materiales y la experimentación textil que deseaba y así terminar su carrera de diseñadora de indumentaria en la UBA. Y así encontró lo que buscaba para crear su proyecto: sachets de leche.

Jessica Pullo nació en el barrio de La Salada, en el partido de La Matanza. Allí se encuentran las ferias textiles que más impacto ambiental generan. Una vez que obtuvo su tan deseado título, decidió capacitarse sobre sustentabilidad y eso la ayudó a conocer todo el impacto negativo que la moda genera día a día.

“Me propuse hacer algo desde mi lugar. Tuve la necesidad de hacer algo positivo que alentara a crear una sociedad más solidaria con las personas que lo necesitan y el ambiente. Me imaginé que se podía informar sobre estos flagelos desde una mirada más artística y comencé a experimentar con toda clase de desechos y llegué a realizar prendas con descartes urbanos y textiles”, cuenta a Infobae la diseñadora.

Acto seguido, Jessica se acercó a ALPAD (Asociación Laboral para Adultos con Discapacidad Intelectual) para transmitirles las técnicas textiles que había desarrollado, y fue así como fundó su marca llamada Biótico en 2014.
Un sobre diseñado y creado por Jessica Pullo para su marca Biótico y esta es 100% sustentable Un sobre diseñado y creado por Jessica Pullo para su marca Biótico y esta es 100% sustentable

Cuenta a Infobae que según el Observatorio de la Cadena Láctea se desechan 3.800.000 de sachet de leche a diario en nuestro país, y en ese entonces ella se dio cuenta que uno de sus objetivos era concientizar sobre el uso y el abuso de los plásticos

Además, agrega que se asesoró con Leonardo Salierno, doctor en Química, quien aprobó el uso del sachet de leche y paquetes de snacks en la piel para que no sean tóxicos.

 Integrantes de ALPAD (Asociación Laboral para Adultos con Discapacidad Intelectual) junto a Jessica Pullo y algunos de los diseños creados con textiles recuperados Integrantes de ALPAD (Asociación Laboral para Adultos con Discapacidad Intelectual) junto a Jessica Pullo y algunos de los diseños creados con textiles recuperados

Luego, en ALPAD, los integrantes limpian, cortan y ensamblan los residuos para realizar los textiles artesanalmente. El paso siguiente es recibir el textil para ensamblar artesanalmente las carteras con los diseños que crean para la marca.

“A las consumidoras le ofrecemos un producto transparente, con una historia positiva detrás, para contar. Comprar una cartera es apoyar a una marca que capacita y emplea a adultos con discapacidad, revalorizando descartes urbanos. La mayoría ya conoce de qué material está hecho el producto, pero las que no lo saben se sorprenden muchísimo y también se asombran de enterarse que el sachet por dentro es de color negro”, detalla su creadora.

Un bolso con forma de cilindro en blanco y negro, otro de los diseños sustentables por Jessica Pullo Un bolso con forma de cilindro en blanco y negro, otro de los diseños sustentables por Jessica Pullo

Asimismo, la diseñadora agrega que falta apoyo desde las instituciones de gobierno para impulsar proyectos de moda sostenible en nuestro país. “Desde los usuarios hay muchas personas que están empezando a tomar conciencia pero los consumidores siguen comparando los precios de una prenda no sostenible con una prenda sostenible y creo que ahí está el error. La producción limpia tiene un costo más elevado porque no está esclavizando al trabajador, ni depredando el ambiente y ahí es donde reside la valoración que tiene que empezar a surgir desde el consumo consciente”.

Deja una respuesta