Local

“Mamá, maté a la loca”

Escrito por La Prensa Monclova

Rocío de Jesús/LA PRENSA

“Mamá, maté a la loca”. La denigración estuvo presente hasta el último minuto y aún sin vida, Esteban  continuó vejando a Isabel. Ella siempre se negó a dejarlo alegando que “era el amor de su vida”.

La muerte de María Isabel estaba anunciada, Esteban y ella llevaban desde años atrás una tomentosa relación basada en alcohol y golpes.

Todos sabían de esa peligrosa relación entre Esteban e Isabel, en su declaración ante el Ministerio Público, la señora Margarita dijo que ella creía que esto acabaría mal, porque ella era muy celosa.

Por su parte, el esposo de Isabel, Arnoldo, quien estaba separado desde hace 10 años de ella, dijo que conocía de esa relación, ya que él tiene un taller que está contiguo a la casa que compartieron como matrimonio, por lo que veía cuando Esteban llegaba por Isabel y se iban.

Arnoldo dijo en su declaración, que la veía constantemente golpeada y cuando la cuestionaba porqué le gustaba esa vida, ella le respondía “Que te valga madre, es el amor de mi vida”.

Arnoldo dijo que le dolía lo que le pasaba porque aunque ya no tuvieran relación afectiva, pues era la madre de sus hijos, y siempre expresaba que quería cuidar a sus nietos.

“Me duele que ya no verá a nuestros hijos casarse, ni conocerá a nuestros nietos”.

Así mismo, Arnoldo el hijo de Isabel, también denunció a Esteban como responsable de la muerte de su madre, pues él también sabía de esta relación, y también la vio en múltiples ocasiones golpeada.

Cuando le veía moretones, preguntaba a su madre porqué permitía que la golpearan, pero ella siempre respondía “no me pegan, me caí”.

Y es que Isabel y Esteban habían sido novios en la etapa de secundaria y se reencontraron hace unos 6 años, en la que por lapsos estaban juntos ya que Esteban tiene  a su esposa en Estados Unidos y se iba por temporadas para allá pero cada vez que regresaba, se veía con Isabel quien incluso se quedaba días o hasta la semana completa con él, en la casa de Margarita.

Los vecinos de Esteban, también refirieron que Isabel lo visitaba constantemente y se quedaba en ocasiones a dormir ahí, pero todos coindicen en que su relación estaba marcada por el alcohol y los más cercanos, son los que sabían de la situación violenta que ella siempre soportó.

Hasta el último minuto e incluso sin vida, Isabel fue vejada por quien ella consideraba su más grande amor:

*Al decirle a su madre que había matado a “La loca”.

*Al arrastrar su cuerpo inerte de las piernas, en un intento por mostrarlo a su madre, sin importar el impacto que esto significaba para la mujer de 85 años.

*Al abandonarla dentro de su camioneta, casi desnuda, tan solo con una pantaleta.

Acerca del autor

La Prensa Monclova

Deja un comentario