Local

Mamá y obrera de Altos Hornos

Escrito por La Prensa Monclova

Esequiel Aguilera/La Prensa

Ser trabajadora y madre de familia son dos roles que obligan a ser mejor cada día, no descuidar el trabajo ni el hogar, tanto el trabajo como la familia merecen respeto, reconoce Migdalia González Aguilar, trabajadora de la planta 2 de Altos Hornos de México y señala que sus dos roles los disfruta a plenitud.

Con su categoría de máquinas herramienta, (bodeguera ) en la planta Peletizadora, la trabajadora señala que no hay nada más emocionante en la vida que combinar el tiempo entre el trabajo y el hogar, cumplir con su compromiso de trabajo sin descuidar para nada la atención del hogar.

Madre de dos hijos de 12 y 16 años, dice que su familia es el motor que la motiva a dar lo mejor de en su trabajo, además señala que su paso como trabajadora de AHMSA le deja satisfacciones personales.

Recuerda que hace dos años formó parte de la Comisión que revisó el tabulador salarial, desde esa trinchera colaboró para mejorar el salario de los obreros, y dice que es satisfactoria su relación con los obreros, a quienes es un placer apoyar y atender desde cualquier trinchera.

En sus doce años de trabajar en AHMSA dos, ha conseguido aumentar su círculo de amistades, todos los días convive con sus compañeros tanto en el área de trabajo como en el comedor a la hora de los alimentos, siempre ha procurado llevar un ambiente en paz, de armonía y cordialidad.

De sus hijos, dice que a pesar de su corta edad, comprenden cuando por cuestiones de trabajo los deja de ver, pero no por eso se encuentra al pendiente  de su desarrollo, de su educación, con ellos comparte parte de los mejores momentos de su vida y señala que los dos roles le llenan el alma.

“Ser empleada de AHMSA es u placer, un privilegio que no todas las mujeres podemos disfrutar, es la enseñanza que les doy a mis hijos, cuidar su trabajo porque un empleo como este no es fácil encontrar, eso me obliga a dar lo mejor de mí en mis diarias actividades sin descuidar mi familia” señala.

Entre sus compañeros encuentra buena relación de trabajo, como encargada de una bodega el trato es cotidiano y personal, pero ser madre cierra el círculo que le permite ser mejor cada día, adquirir más experiencias positivas y mejorar tanto como madre como compañera de los obreros de AHMSA dos.

Acerca del autor

La Prensa Monclova

Deja un comentario