Editorial

¡Mantén la calma!

Escrito por Redacción

Víctor Jiménez*
EL GRÁFICO

Para transitar más fácilmente por el distanciamiento social y aislamiento, ante el COVID-19, aquí una efectiva guía para lograr la aceptación, cooperar con tareas de casa y aprovechar el tiempo

Nuestra forma de contribuir a la situación que se vive actualmente con el coronavirus es la aceptación. Hay diversas formas en que podemos practicar la aceptación.

Todas ellas nos pueden llevar a mantener la calma y transitar más fácilmente por los días que vienen, de distanciamiento social y aislamiento.
Acepta de buena gana las indicaciones del Sector Salud: Permanecer en casa; apoyar a quienes tengan que estar aislados porque están enfermos o pertenecen a un grupo vulnerable; respetar las medidas de prevención sugeridas, como la higiene constante de manos y objetos que se manipulan por diversas personas; evitar acumular comida o artículos pues esto crea desabasto.

Acepta la temporalidad de las medidas de distanciamiento. Como todo en esta vida, esto también va a pasar. Por difícil que sea, estar en cuarentena no será para siempre. Con seguridad lo has experimentado antes: al final todo pasa y la vida vuelve a la normalidad. Entregarte a la desesperación y oponerte las medidas de distanciamiento sólo crea tensión en ti y quienes te rodean.

Acepta la disminución de actividad. ¿Cuántas veces te quejas de que no tienes suficiente tiempo para hacer tal o cual cosa en casa? Bueno, este es el momento para pintar esa habitación, ordenar los documentos o jugar juegos de mesa con l@s hij@s. ¿Cuántas veces desearías tener tiempo para estar en casa, disfrutar con tu familia, leer un buen libro o simplemente hacer nada?

Ahora puedes aprovechar este tiempo para hacerlo.
Acepta el silencio y la calma. El distanciamiento y el aislamiento social pueden ser grandes oportunidades para tomar contacto contigo mism@, con tus sueños, aspiraciones y experiencias internas.

A veces estamos tan metidos en el ritmo vertiginoso de nuestra vidas que tenemos poco tiempo para siquiera sentir, oler, escuchar, palpar o saborear.

Aprovecha este tiempo de silencio para hacer una especie de retiro y reconectarte contigo mism@.
Acepta lo que no está bajo tu control. La incertidumbre está presente en estos momentos en la vida de cada uno.

No sabemos exactamente cómo se van a desenvolver los acontecimientos, aunque sabemos que las medidas de aislamiento son lo más efectivo para detener la propagación del coronavirus.

No podemos controlar las acciones de los demás, sólo las propias y al respetar las sugerencias ya estamos haciendo mucho por el bienestar de todos. Tampoco tenemos ningún control sobre cuándo terminará la pandemia. Puesto que nada de esto está bajo nuestro control, lo mejor es soltarlo, dejarlo ir.

Acepta tu vulnerabilidad como ser humano. Esta es una buena oportunidad para conectarnos con los demás a través de este rasgo que compartimos todos los seres humanos: La vulnerabilidad. Todos enfrentamos la enfermedad tarde o temprano, de una u otra forma. No somos invencibles ni el centro del universo y esta pandemia nos lo recuerda. Esta no es una enfermedad de los chinos, italianos o iraníes. Es una enfermedad del ser humano. La enfermedad forma parte de la experiencia humana. Los demás se sienten tan tensos, desconcertados o temerosos como tú, no estás sol@ en esto. Entre más nos apoyemos unos a otros, mejor podremos lidiar con la situación.

Acepta lo que no puedes cambiar. Coopera con lo inevitable. Tienes dos opciones para lidiar con la situación. Una es aceptar lo que está sucediendo y lo que hay que hacer, cooperar con las autoridades y confiar, siguiendo sus indicaciones, ver el lado positivo de lo que es ineludible (el aislamiento) y elegir mantener un estado mental de tranquilidad. La otra opción es pelearte con la realidad, tensarte y llenarte de ira por la forma en que esto nos va a afectar. ¿Cuál de éstas vas a elegir?

Recomendación:
En la cuarentena:
-Utiliza la tecnología para mantenerte comunicado con familiares y amigos.
-Busca una forma de integrar la actividad física en casa.
-Créate una rutina diaria con horarios para el descanso y el trabajo.
-Cuida de los adultos mayores hoy más que nunca.
-Toma en cuenta que la cuarentena puede ser una experiencia estresante para algunas personas.

 

 

Acerca del autor

Redacción

Deja un comentario