Editorial

Menos infraestructura para Coahuila.

Hace unos meses el gobernador Miguel Ángel Riquelme y el presidente Andrés Manuel López Obrador se reunieron en el palacio de gobiernode Coahuila. Ahí el mismo Riquelme le solicitó 20 mil millones para obras como el Libramiento norte de Torreón, pavimentación de Ocampo-San Miguel, la carretera Piedras Negras-Laredo, Muzquiz-Ojinaga, entre otras obras.

Pues tal parece que la Cuarta Transformación no va encaminada al progreso, si no más bien a becas y apoyos sociales. Y no es que este tipo de inversión no beneficie a la sociedad, solo que las vías de comunicación son importantes para transportar a esa población que genera el ingreso.

La carretera Muzquiz-Ojinaga y Piedras Negras-Laredo seríandos vías de comunicación que beneficiarían a muchos ciudadanos Coahuilenses, generarían empleos, vendrían más empresas y transportarían mercancía más rápido. Entre más rápido se mueva el mercado, más beneficios tiene la economía.

Pero parece que el nuevo gobierno no piensa de esta manera, casualmente, Tabasco el estado originario del actual presidente, recibirá 121 mil millones para infraestructura. La Ciudad de México será asignado con 51 mil millones, las dos gobernadas por MORENA.

No quiero pensar mal de mi presidente, pero decía mi mamá, no hagas cosas buenas que parezcan malas. Se los dejo de tarea…

Acerca del autor

Redacción

Deja un comentario