Religión

Obispo denuncia la “corrupción galopante” en México

Imagen referencial / Bandera de México. Crédito: David Ramos / ACI Prensa.


El Obispo de Cuernavaca y secretario general de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM), Mons. Ramón Castro Castro, denunció la “corrupción galopante” que vive el país.

Al presidir la Santa Misa en la Catedral de Cuernavaca el domingo 13 de febrero, Mons. Castro Castro reflexionó sobre las Bienaventuranzas recogidas en el Evangelio según San Lucas, y destacó que “se especifica que Dios está a favor de los débiles, de los perseguidos, de aquellos que defienden Su Reino”.

“En cambio los satisfechos, los egoístas, que solo piensan en sí mismos, en el fondo son infelices”, dijo.

El Prelado mexicano advirtió que “aquellos que ponen su confianza en sí mismos en lugar de ponerla en Diossiempre están en zozobra”.

Mons. Castro Castro indicó que “muchas veces se ha querido deformar u ocultar la exigencia radical del Evangelio, pero sus palabras son muy claras. No hay duda de que el que quiera seguirle (a Jesús) tiene que estar dispuesto a vivir de otra manera”.

Tras destacar que “la pobreza es un mal y Dios no la quiere”, el secretario general de la CEM indicó que “Dios quiere que todos tengamos lo necesario y el desarrollo para todos. Y todos, ricos y pobres, deben unir sus esfuerzos para que este progreso alcance a toda la humanidad”.

El obispo mexicano también recordó que en la segunda parte del Evangelio, después de las Bienaventuranzas, se advierte sobre quienes no viven de acuerdo a lo que señala el Señor.

Entre ellos, dijo, están quienes subordinan “sus creencias religiosas o políticas” a quien “engorde sus cuentas bancarias”.

“Ejemplos hay muchos”, dijo, y precisó que esto se refiere también a los que “llegan a la trampa” sin importarles “pisotear a los demás”.

“Ay de ustedes, corruptos. A eso se refiere Jesús. A todos aquellos que venden hasta su alma por el dinero. Esa corrupción galopante que hay en México, por desgracia. A eso se refiere Jesús. No yo, Jesús”, expresó.

“Ay de ustedes que quieren pisar con sus zapatos a los demás para sacar beneficio. Ay de ustedes los ejecutivos para los que todo es lícito en defensa de sus intereses propios o de sus empresas”, añadió.

Mons. Castro Castro señaló que “todos estos son idólatras, adoradores del becerro de oro contra los que Jesús habló con tanta claridad”.

De acuerdo al Índice de Percepción de la Corrupción de la organización Transparencia Internacional, México se encuentra entre los 60 países más corruptos del mundo.

En un artículo publicado el 25 de enero de este año, Transparencia Internacional señaló que “a pesar de la fuerte retórica anticorrupción del presidente (N.d.R.: Andrés Manuel López Obrador), los grandes casos de corrupción en el país siguen sin ser sancionados”.

“La ausencia de activos recuperados y el creciente número de escándalos involucrando a colaboradores cercanos del presidente explican parte del resultado”, señala la organización.

El Prelado alentó a los fieles católicos a ser felices viviendo “este dinamismo que nos ofrecen las Bienaventuranzas”, entre los que señaló: “Dichosos si no ponen en el centro de su vida lo que es secundario”.

“Dichosos aquellos que recuerdan que Jesús resucitó y los llama a la Vida Eterna, y que estamos aquí de paso y que hay vida después de la muerte”, continuó.

“Dichosos aquellos que ante las dificultades de la vida no se acobardan, felicidades”, expresó.

“Felices aquellos también que caminan por caminos que el Señor indica y no por aquellos a donde todos van. Felicidades si escoges las Bienaventuranzas”, añadió.

Mons. Castro Castro subrayó que “es el Señor el que lo está enseñando, es el Señor el que te lo está advirtiendo”.

“Lo que hoy Jesús en esta densa enseñanza nos está presentando ojalá lo podamos asumir como un proyecto ideal de vida”, finalizó.

Información totalmente adquirida de nuestros amigos del grupo ACI Prensa