Editorial

Ojo de Agua

¡Ya basta!

¿Hasta cuándo seguirán repitiéndose en Saltillo accidentes viales tan trágicos como el que ocurrió recientemente en el bulevar Fundadores, donde un imprudente chofer de la empresa materialista Concretos ABC casi provoca una desgracia?

Casi 40 personas resultaron lesionas, entre ellos memores de edad y adultos mayores que viven para contarla.

La autoridad debe poner un alto y cartas en el asunto. No es posible que se permita que por las calles manejen personas que no tienen la aptitud y la capacitación, y que, por el contrario, se convierten en una seria amenaza.

Leyes más enérgicas; sanciones más severas a los infractores; bitácoras públicas sobre el adiestramiento a choferes, pruebas de control y confianza… ya basta que quienes conduzcan vehículos, sean particulares, laborales, o de servicio público, hagan lo que les dé la gana. Los lesionados fueron a parar al hospital, y por fortuna no al cementerio.

¡Ya basta, 2!

Fueron 97 en el año 2018 en la Región Sureste de Coahuila (sin contar los que ocurrieron en Parras, que sumarían cinco más). En lo que va de 2019 ya ocurrieron ocho.

Cada uno de ellos lastima, provoca desesperanza, congoja, miedo. Incertidumbre también, enojo, rabia, tristeza, y cuanta emoción a usted se le ocurra.

En la semana que ahora termina sucedieron tres. De ellos, dos fueron protagonizados por jóvenes que no pasaban de los 21 años.

¿Qué estamos haciendo como sociedad, o dejando de hacer, para que este fenómeno siga ocurriendo?

Urgen estrategias públicas más agresivas e interdisciplinarias para combatir este problema de salud.

Apenas corre el día 27 del presente año y en el sureste de Coahuila ya ocho personas se quitaron la vida.

Ramos Arizpe, inseguro

El municipio de Ramos Arizpe esta semana dio la mala nota en términos de seguridad pública. ¿Cómo es que en la policía municipal no hubo una rápida respuesta, una estrategia de búsqueda, una logística para encontrar a una menor de edad, que posteriormente fue ubicada sin vida, golpeada y violada?

Ya hay dos presuntos responsables detenidos y la policía estatal está en búsqueda de un tercer implicado. El crimen caló hondo en Ramos Arizpe, y es una pena que su policía municipal no tenga mando, orden, control, cabeza, ni rumbo.

Ni la propia autoridad ramosarizpense se salva del delito: Un juez calificador fue víctima de robo, también.

Cerca de 20 policías renunciaron a la corporación acusando que altos mandos les exigían, entre otras cosas, cumplir diariamente con una cuota de personas detenidas… fines recaudatorios, seguramente. Por cierto, a estos ex uniformados no les han pagado su finiquito.

¿Pondrá el alcalde de ese municipio cartas en el asunto? Una ciudad industrial, con un aeropuerto, maquiladoras, empresas manufactureras, y una universidad tecnológica no puede darse el lujo de desalentar la inversión publica debido a la inseguridad.

Gato por liebre

Fue anunciado con bombo y platillo por la administración de Isidro López como el remedio de todos nuestros males… de baches. Se trata del programa “La Imparable”, equipo de cuatro máquinas con el que se repararían y conservarían las vialidades de Saltillo. Una de ellas, micro pavimentadora, así fue llamada, “Imparable”.

Nada la iba a detener. Nada. Pero fue un gasto inútil. Gato por liebre. 14 millones de pesos -dinero de los saltillenses- tirados a la basura. A Manolo Jiménez, alcalde en turno, no le interesa saber nada de esas máquinas. Mucho menos de la “Imparable”, que está descompuesta, en abandono, depreciada en el corralón municipal. Resulta más económico deshacerse de ella que echarla a andar.

“Es inútil para la ciudad”, declaró Jiménez Salinas esta semana. De plano se buscará cambiarla por otra maquinaria o -mal- venderla.

Policía cigüeña

Hay héroes que no utilizan máscaras o capas. Les basta portar un uniforme a pantalón y camisa, y tener buena voluntad.

Eusebio Carrizales Vázquez, policía municipal, ayudó a María Guadalupe Reyes Castillo en su trabajo de parto, en la vía pública, el 23 de enero.

La mujer dio a luz en un taxi. Cuatro elementos policiacos acudieron al llamado. Tres de ellos auxiliaron para agilizar la vialidad, entorpecida cuando el vehículo de alquiler fue estacionado a mitad de calle. El otro policía, Eusebio, tomó valor y auxilió a la joven madre de familia.

Hasta para ser padrino de bautismo se apuntó el oficial. Acciones como esta ponen a Saltillo en el plano nacional y en los primeros lugares de corporaciones policiales más efectivas.

Acerca del autor

Redacción

Deja un comentario