Editorial

Ojo de Agua 3 de Febrero.

Escrito por Redacción

¿Abrocharse el cinturón o reducirse el salario?

Se quejan en la Universidad Autónoma de Coahuila de que no tienen lana para mejorar la infraestructura de sus planteles educativos. Ni esperanza hay de construir más aulas. No, mientras los recursos que llegan desde la Federación sean tan “cortos”. Salvador Hernández, el Rector, anunció un plan de austeridad. Pidió abrocharse el cinturón. ¿Acaso los altos mandos ya se redujeron sus jugosos salarios y dejaron de gastar tanto dinero en viáticos y trivialidades? Así debería exigirlo el consejo Universitario, plagado de borregos que no son oposición, ni resistencia; sólo alzan la mano aprobando cuanta iniciativa o ley les presentan cada vez que sesionan.

¿A huelga? A ver quién les cree

Qué feos modos los del Rector de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro. Mire que no ha querido recibir a miembros del Sindicato Único de Trabajadores Administrativos. Y el berrinche de éstos estuvo bueno. Anunciaron el emplazamiento formal a huelga, para marzo, si no se cumplen sus peticiones. Quieren generar con Mario Vázquez Badillo la revisión contractual del contrato colectivo de trabajo. Sí, otra vez, como cada año lo hacen por estas fechas. Y la fórmula es la misma. Los sindicatos han encontrado en el emplazamiento al paro de labores su moneda de cambio para hacer de las suyas. Si la huelga estalla, los que se van a amolar son los estudiantes.

Sabinas, la Tierra que fue

Sabinas ha dejado de ser uno de los mejores municipios para vivir para convertirse en un lugar dejado por sus autoridades. Muchos de sus ciudadanos, los que aman esa tierra, lamentan haber cometido un error: elegir a Cuauhtémoc Rodríguez como su alcalde. A la administración actual se le acusa de peculado. La anterior no ha podido justificar el desvío de miles de millones de pesos. El edil en funciones ha incumplido con la mayoría de las promesas de campaña que lo llevaron a la presidencia. A los sectores populares les duele la falta de infraestructura de desagüe pluvial. No tienen servicios primarios eficientes; hay inseguridad, eso sí, y serias inundaciones cada temporada de lluvia. Es poca la capacidad de respuesta de las autoridades, pero eso sí, la quincena la cobran a tiempo.

¿Pierde Parras su magia?

En Parras continúa la ola de robos en comercios y casas habitación. En enero se registraron 30 en el centro de la ciudad, cuando menos, y las autoridades se hacen de la vista gorda. Llama la atención que el cabildo no sesionó a lo largo del mes en su recinto oficial, la Presidencia Municipal, sino hasta culminar enero. ¿Será que no les gustan sus instalaciones? Quizá ello resulte trivial si lo comparamos con el serio problema de desempleo, y con que las pocas empresas ahí instaladas ofrecen a sus operarios un salario bajo a cambio de pesadas jornadas de trabajo, sin plenas prestaciones de ley.  Súmele: no opera el Centro de Atención para las Mujeres, y hay canchas deportivas en mal estado. Eso sí, muy bañaditos y peinados para la foto, los altos mandos de Parras recibieron a Marcela Gorgón, presidenta del DIF estatal, quien llevó apoyos escolares. Las autoridades deberán entender que algún día se les acabará la gallina de los huevos de oro. Que en su conciencia quede que la magia de ese pueblo está desapareciendo.

¿Le robaron algo? Quizá en las casas de empeño lo encuentre.

La buena: El Congreso del Estado pedirá a las casas de empeño de Coahuila que se aseguren de que quien acude a poner en prenda algún producto, acredite ser el propietario de la mercancía. Papelito habla. Que la factura sea la matona. También se solicitará a la autoridad fiscal reforzar los operativos para evitar que se ofrezcan cosas robadas en esos establecimientos. La mala: tal autoridad no ha movido un dedo para hacer esta chamba. Ahora sí que no hay “empeño”. Y mientras tanto, una buena cantidad de los objetos que los raterillos hurtan, van a parar a estos establecimientos. Si a usted le han robado algún artículo, dese una vuelta por alguno de ellos, quizá ahí lo encuentre.

Acerca del autor

Redacción

Deja un comentario