Internacional

Pandemia e ineptitud del Gobierno fortalece al MAS en Bolivia

Escrito por Armando Lopez

La Paz, Bolivia. – (Agencias) Con la pandemia de coronavirus que azota al planeta, los disturbios en Estados Unidos y la crisis económica mundial ya casi olvidamos de que hace más de siete meses se produjo un golpe de Estado en Bolivia con la anuencia de Washington y que tenía por meta acabar el experimento populista de Evo Morales.

Ahora resulta que la ineptitud y la inmoralidad del Gobierno de Jeanine Áñez, envuelto en la corrupción pública y nepotismo, dieron un empuje inesperado al resurgimiento del evismo y masismo, cuando faltan apenas dos meses para las elecciones en el país.

Y no se podía esperar menos, la economía golpeada por la pandemia está colapsando, igual como las instituciones públicas bolivianas. La tasa de desempleo está creciendo y ha afectado especialmente al sector de microempresas, donde ya alcanzó el 45%.

La represión se convirtió en pan de cada día, los derechos humanos son constantemente suprimidos bajo la consigna oficial de «cárcel a quien se oponga», el uso de falsos positivos hicieron que lentamente Bolivia empezara su descenso al pasado, donde la desigualdad, la injusticia y el racismo imponían sus reglas.

La mayoría de los hospitales bolivianos que atienden pacientes con coronavirus están al borde de colapso. En Cobija (norte del país) familiares de pacientes contagiados han denunciado que al menos una decena de ellos murieron en las calles por falta de atención. 

Iván Arias

El ministro de Obras Públicas, Iván Arias, lo confirmó diciendo que «la gente muere en las calles». Por su parte, el jefe de la Unidad de Epidemiología del Ministerio de Salud, Virgilio Prieto, advirtió que Bolivia está «peligrosamente camino a una pandemia explosiva, teniendo al día más de 1,000 infectados y 70 fallecidos». 

Virgilio Prieto

El 70% de los infectados están registrados en los Departamentos de Santa Cruz, Beni y Cochabamba. Según Página Siete Digital, en Cochabamba, La Paz, Santa Cruz las autoridades ordenaron la habilitación de fosas cuarteles y hasta morgues transitorias debido al aumento de muertos. El cementerio de Cochabamba dejó de operar y las funerarias no tienen sitio donde dejar los cuerpos.

Las municipalidades distribuyeron bolsas plásticas mortuorias que son impermeables y no permiten que salgan líquidos ni olores para que los muertos permanezcan en sus casas hasta cuatro días antes de ser trasladados a su destino.

La situación llegó a tal extremo que los vecinos de uno de los barrios de Cochabamba bloquearon una calle con el ataúd de una persona que murió con síntomas de coronavirus hace siete días y cuyo cuerpo ya estaba en descomposición. (Página Siete, 5 de julio 2020).

En total, en Bolivia, según la estadística oficial de coronavirus, para el primero de julio suman más de 38,000 pacientes positivos y 1,320 fallecidos. Es tal la desesperación de las autoridades que el Servicio Departamental de Salud (SEDES) de Chuquisaca anunció la distribución de dióxido de cloro, publicitado como «sustancia milagrosa» para combatir el coronavirus. 

Williams Kaliman Jefe del Ejército de Bolivia

Resulta que la democracia, en cuyo nombre los opositores a Evo Morales y a su Movimiento al Socialismo (MAS), apoyados por varios sectores de la clase media y algunas organizaciones indígenas, hicieron un golpe de Estado con la asesoría de Washington, de su servil Organización de Estados Americanos (OEA) y con la complicidad de Bruselas, se convirtió enseguida en una dictadura del Gobierno de facto con ansias de perpetuarse en el poder. 

Eva Copa

Un nuevo intento del Gobierno de usar estudios epidemiológicos para posponer elecciones indefinidamente fracasó después de que la presidenta del Senado, donde el MAS tiene mayoría, Eva Copa, amenazó a la presidenta interina con encargarse ella misma de cumplir con la promulgación de la ley, tal como establece la Constitución Política del Estado, si Áñez no lo hacía en un plazo de 10 días. Esta amenaza fue apoyada también por el líder del Partido Comunidad Ciudadana, Carlos Mesa. 

Carlos Mesa

Posteriormente, por iniciativa del MAS, que por primera vez desde el golpe de Estado actuó de una manera unida, el Gobierno de Áñez tuvo que aceptar el compromiso y la prórroga de las elecciones del 3 de mayo, estableciendo el plazo de 90 días para la realización de comicios, es decir, el 2 de agosto de 2020.

Acerca del autor

Armando Lopez

Deja un comentario