Religión

Roban dos campanas de capilla rural en Argentina

El párroco a cargo de la capilla San Agustín, en la Diócesis de San Francisco (Argentina) lamentó el robo de las dos campanas del templo.

“Lamento comunicarles que la histórica capilla San Agustín ubicada entre las localidades de Sacanta y El Arañado ha sido objeto del lamentable robo de las dos campanas que adornan su torre”, difundió en su cuenta de facebook el P. Domingo Camisasso, párroco de San Miguel Arcángel.

El hecho ocurrió entre la noche del lunes 9 y madrugada del martes 10. El párroco se presentó en el lugar junto con el P. Pedro González y realizaron la denuncia en la policía.

“Quiero expresar mi total repudio a este hecho vandálico que no solo daña la construcción religiosa más antigua de esa zona de la provincia de Córdoba, sino que además hiere profundamente el sentir religioso de las familias que son y han sido parte de la vida de esta histórica capilla”, manifestó el sacerdote.

El sacerdote pidió a Dios “para que las personas involucradas en este lamentable hecho recapaciten y tomen conciencia que estos actos se suman a tantos actos de violencia que reinan lamentablemente en nuestro país y que nos impiden vivir en paz uno con otros. Pido a Dios por ellos”, insistió.

Asimismo, agradeció a la policía “por su inmediato proceder y a los miembros de la comisión de la capilla San Agustín por la responsabilidad y el empeño que ponen en conservar la fe y la tradición de las Misas y procesiones que se realizan allí durante el año y los animo a continuar manteniendo viva entre ustedes la llama de la fe y del amor a Jesús y a nuestro santo patrono San Agustín”.

El Obispo de San Francisco, Mons. Sergio Buenanueva, explicó que la capilla San Agustín, ubicada entre las localidades rurales de El Arañado y Sacanta, es el templo más antiguo de la zona, con unos 100 años de antigüedad.

“Este robo en realidad no es extraordinario, las capillas rurales suelen ser objeto de vandalismo o de robos, muchas de ellas porque tienen elementos muy valiosos”, manifestó Mons. Buenanueva la agencia de noticias católicas AICA.

“Esta zona de Córdoba, al igual que el oeste de Santa Fe, que fue colonizada por la gran inmigración piamontesa de los últimos 30 años del siglo XIX, tiene muchísimas capillas rurales”, agregó.

“Estas capillas son anteriores, reflejan la época colonial. Por aquí pasó, está documentado, fray Mamerto Esquiú, que fue Obispo de Córdoba los tres últimos años de su vida. Realizó pocas visitas pastorales pero una abarcó toda esta zona, porque en aquel momento pertenecía a la Diócesis de Córdoba. Y también por ahí ha pasado el Santo Cura Brochero”, relató el Obispo.

 

Información adquirida de nuestros amigos del grupo ACI Prensa

Acerca del autor

Rafael García Ramírez

Deja un comentario