Nacional

Sedena ha inhabilitado 70 pistas clandestinas

Escrito por Redacción
CIUDAD DE MÉXICO, julio 10 (EL UNIVERSAL).- Desde el inicio del sexenio y a la fecha, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) ha localizado e inhabilitado 70 pistas clandestinas de aterrizaje utilizadas por el narcotráfico para introducir droga, armas y dinero en efectivo al país.

En entrevista con EL UNIVERSAL el coronel Jorge Smith, adscrito al Sistema Integral de Vigilancia Aérea de la Sedena, explicó que pese a que las organizaciones de la delincuencia utilizan lugares de difícil acceso para aterrizar en México, el 85% de las aeronaves que intentan llegar al país de manera ilícita son interceptadas.

En lo que va de la presente administración el sistema ha identificado 906 vuelos de los cuales más de 300 fueron clasificados como ilícitos, sin embargo, no todos alcanzaron a entrar a México pues la mayoría se quedaron en Sudamérica.

De las dos principales regiones en las que ocurre el tráfico ilícito por aire, Sureste y Noroeste, han sido aseguradas 49 aeronaves en total, 29 y 20 respectivamente, que con el valor de la droga y dinero que también ha sido incautado en estas, suman aseguramientos de 5 mil 722 millones de pesos.

La región del Sureste cubre las fronteras que abarcan los estados de Chiapas, Campeche y Quintana Roo y el Noroeste las de los estados de Sonora, Sinaloa y Baja California.
Para identificar estas aeronaves el Sistema Integral de Vigilancia opera desde las instalaciones de Sedena en la Ciudad de México en coordinación con todas las regiones de la República Mexicana y con países como Guatemala, Belice, Estados Unidos, Colombia, entre otros; con quienes comparte información de lo que detectan todos los radares.

«El procedimiento que tenemos va de la mano con los medios que tenemos y estamos hablando de medios humanos, materiales, doctrina, procedimientos, hacemos la vigilancia 24/7 y cuando una aeronave se sale de la normatividad, apaga su código transponder, salen de la aerovía que dijo en el plan de vuelo, se desvía hacia un aeropuerto que no había dicho, esos son nuestros indicios», explicó.

Cuando la aeronave no responde a las peticiones de Sedena para identificarse y acreditar que cumple con las leyes, se le clasifica como sospechosa y empieza la labor de seguimiento.
«Regularmente las aeronaves que proceden de Sudamérica son más notorias porque ellos vienen normalmente sobre aguas internacionales, fuera de aerovía, no responden y esos son los indicios para declararlas como sospechosas o ilícitas», agregó.

En la región Sureste, en la que se han realizado la mayoría de los aseguramientos, la principal problemática a la que se enfrentan los elementos castrenses son los lugares de difícil acceso en los que aterrizan las aeronaves ilícitas.

«Las aeronaves no siempre caen sobre las carreteras, muchas de las veces usan áreas acondicionadas nada más, no son pistas, son áreas preparadas y caen en lugares no muy accesibles», comentó el mando castrense.
Reconoció que los integrantes de la delincuencia organizada que se dedican a estas actividades realizan cada vez más maniobras muy arriesgadas que también representan un peligro para los mismos efectivos que intentan interceptarlos.
«Por cada aeronave que no entra al país entendemos que es droga que no va a llegar a las ciudadanía y con ello aportamos a la estrategia de prevención de adicciones y también, hay que decirlo, colaboramos en la disminución de violencia porque sin droga para vender, no tienen por qué pelear entre los delincuentes», precisó.

Las 49 aeronaves aseguradas en el presente sexenio incluyen el jet que este domingo realizó un aterrizaje de emergencia y se incendió sobre una carretera federal en el estado de Quintana Roo.
Como resultado del aseguramiento de esta aeronave, fueron incautados dos vehículos con más de 500 kilos de cocaína que se presume que venían en la aeronave.

Aunque los pobladores de Quintana Roo y las autoridades locales informaron que los hechos ocurrieron a las 07:50 horas del pasado 5 de julio, realmente la Sedena detectó el jet desde la 1:00 de la mañana. Hasta ahora no ha habido ningún detenido por estos hechos.
El jet provenía de Sudamérica y desde que entró en los radares de la Sedena, se le requirió identificarse adecuadamente y utilizar la aerovía comercial.

«Se aplicaron los procedimientos de siempre, se detectó, se le declaró como sospechosa, se le dio el seguimiento, se le trató de identificar, no atendió, se le interceptó y ya se le dio el seguimiento con lo que supimos dónde estaba y cómo estaba», detalló el coronel Smith.
«No tenía código transponder, no traía plan de vuelo, no estaba sobre aerovía, tenía todas las agravantes y venía sobre una ruta que utilizan las aeronaves ilícitas».

El operativo duró aproximadamente cuatro horas, tiempo en que la aeronave se enfiló, entró a territorio mexicano y los helicópteros de la Sedena salieron a interceptarla.

En cuestión de minutos, luego de que el jet tocó suelo mexicano arribaron al lugar los efectivos que venían en helicóptero.
A pesar de ello, los tripulantes alcanzaron a bajar la droga del avión, subirla a una camioneta, incendiar la aeronave y trataron de huir.

La camioneta fue localizada posteriormente con más de 300 kilos de droga y este lunes en la zona fue hallada otra camioneta con más de 200 kilos de cocaína.

Acerca del autor

Redacción

Deja un comentario