Internacional

The Post: conmutación de pena de Roger Stone, un acto nauseabundo

Escrito por Armando Lopez

Washington, DC: – (Agencias) “Hay sin duda miles de personas en prisión federal que merecían una conmutación presidencial más que Roger Stone. Stone no cumplirá ninguna de sus sentencias de prisión”. Así comienza el fuerte editorial que publica el Consejo Editorial de The Washington Post.

Roger Stone y Donald Trump (de izq. a der.)

El presidente puede haber tenido la facultad de ayudar a su amigo, eso no lo convierte en una perversión de la justicia, pero, de hecho, es uno de los casos “más nauseabundos de favoritismo gubernamental corrupto que Estados Unidos haya visto jamás”, de acuerdo con la publicación de The Washington Post, este 10 de julio.

No hay duda de la culpabilidad de Stone, comenta la publicación. Durante la campaña presidencial de 2016, trató de jugar de intermediario entre WikiLeaks, que se había convertido en un frente para el Kremlin, y la campaña de Trump, que cosechaba los beneficios de la publicación de WikiLeaks de los correos electrónicos demócratas robados.

Roger Stone

Un jurado concluyó que Stone obstruyó al Congreso, mintió a los investigadores y manipuló a un testigo en las investigaciones que siguieron a la elección de 2016, «encubriendo al presidente», como señaló el juez en su caso.

Aunque el Fiscal General William P. Barr recomendó reducir la condena de Stone después de la sentencia, incluso él llamó al caso contra Stone un juicio «justo», fue condenado a 40 meses de prisión y debía entrar el martes, Sin embargo, Trump decidió conmutarle la sentencia el viernes por la noche.

William Barr

Como Trump decidió concederle la clemencia a su amigo criminal, Barr tuvo que defender públicamente la sentencia, tal vez para evitar un motín entre el personal del Departamento de Justicia que creen en el estado de derecho, no en el gobierno arbitrario de un “hombre inusualmente mezquino” en la Casa Blanca, escribe The Washington Post.

Roger Stone abandona el juzgado

Para el Washington Post, ahora los investigadores y fiscales de carrera del Departamento de Justicia deben soportar otro insulto a su profesión de los líderes políticos de Estados Unidos, que abusan de su confianza. “Sólo podemos simpatizar con su dificil tarea”.

De acuerdo con el Consejo Editorial de The Washington Post, una fuga de cerebros del Departamento de Justicia sólo reduciría la equidad y la competencia en la aplicación de la ley. Sin duda, se necesitarían años de reconstrucción para rescatar el talento que el gobierno de Trump ya ha sacado del departamento, y mucho más para reemplazar un éxodo mayor del personal.

No se puede culpar a nadie del Departamento de Justicia por dudas o sentimientos de complicidad, con una “presidencia descarriada”, escribe The Post. Y deja un a esperanza, “que las próximas elecciones presidenciales pronto les ofrezcan alivio, y a la nación que confía en ellas”.

Donald Trump y Roger Stone

Se supone que Estados Unidos es un lugar en el que las leyes se aplican por igual a todos, reflexiona The Post. Y aunque nunca han estado a la altura de ese ideal en su totalidad, ningún presidente moderno antes que Trump lo había mostrado tan claramente.

“Si el país necesitaba más pruebas, el viernes confirmó que la mayor amenaza para la República es el propio presidente”, concluye la publicación.

Acerca del autor

Armando Lopez

Deja un comentario