Editorial

TREGUA COMERCIAL

Escrito por Redacción

Charlie Palomares

 

Que gusto que el gobierno encabezado por Andrés Manuel haya logrado lo que muchos ya daban por perdido, un acuerdo, una tregua con Estados Unidos, con el objetivo de que el vecino del norte no impusiera aranceles del 5% a los productos mexicanos exportados a ese país, lo anterior se festeja ya que sin duda, lo contrario hubiera causado algunos estragos en la economía mexicana, si bien es cierto que la economía estadounidense también se hubiera visto afectada, hubiera sido en menor medida.

Ahora bien…

¿Marcelo Ebrard logró frenar los aranceles? Así es.

¿Logró Ebrard frenar a Trump? Seguramente, todo lo contrario.

¿Eso pone a Ebrard un paso más cerca de ser el próximo candidato presidencial por la cuarta transformación? La marcha en Tijuana al menos así nos lo hace ver.

Y no es que no valore el logro de la cuarta transformación, pero ese logro se dio ya que Trump hizo un berrinche (como los que acostumbra hacer), para obligar a México a hacer algo con el flujo de migrantes que pasan por nuestro país para llegar al sueño americano, para obligar a México a detener a los centroamericanos, y Ebrard no hizo otra cosa que, como padre primerizo, hacer total caso a las demandas que originan el berrinche de un niño pequeño, pues aunque nos guste aceptarlo o no, no hubo una negociación de por medio, se cedió en todo, ahora, la Guardia Nacional desplegará 6 mil efectivos en la frontera sur para detener el paso de los migrantes centroamericanos y además, aquellos migrantes que crucen la frontera con Estados Unidos para solicitar asilo, serán retornados inmediatamente a México hasta que se les dé una respuesta a su solicitud, y durante ese tiempo, México se comprometió a ofrecer a los migrantes oportunidades de empleo, salud y servicios de educación, todo un reto considerando que el presupuesto en salud fue recortado y ahora todo es un desastre en ese sector, además de que la generación de empleos ha tenido su peor racha en 10 años.

Se deja también una incógnita tras las declaraciones del Presidente de Estados Unidos al decir que lo anterior no es lo único que se acordó, que lo demás se irá haciendo público en el momento correcto, ¿qué más dimos?, ojalá lo sepamos pronto, Marcelo Ebrard fue llamado a comparecer en la cámara baja por casi todos los partidos políticos que no son Morena para que aclare todo lo que acordó, a ver si va, los funcionarios de esta administración tienen la costumbre de no hacerlo.

Así es, no nos convertimos en Venezuela, sino en el patio de Estados Unidos, y no nos tomó ni una semana. No todo está mal, el peso ganó terreno frente al dólar después de que se anunciará que no habría aranceles, lo cual es definitivamente mucho mejor a que si fuera al revés, veamos cuantos días dura ese impacto positivo (no más de una semana seguramente).

Creo que el reto de México para los próximos días, para lo que falta de la administración de Trump,  será ver la forma de lidiar y negociar, con un Presidente al que se le está acostumbrando a pedir y recibir, y aprender que las marchas (como la de Tijuana), no arreglan nada.

¿Alguien más recuerda a Andrés Manuel en campaña jactándose de como pondría a Trump en su lugar una vez fuera Presidente?

Acerca del autor

Redacción

Deja un comentario