Internacional

Uruguay: nada para nadie

Escrito por Armando Lopez

Montevideo, Uruguay. – (Agencias) Todas las encuestas daban como seguro ganador al derechistas Luis Lacalle Pou, las cosas no podían estar más tensas en Uruguay, el balotaje de este domingo para definir quién será el próximo presidente, terminó en una ajustadísima paridad. La Corte Electoral anunció, alrededor de las 23 horas locales, que no se anunciaría al ganador hasta que no se complete el escrutinio definitivo.

La razón, es que la pequeña ventaja que la fórmula Luis Lacalle Pou y Beatriz Argimón, del Partido Nacional, le sacó a la fórmula de Daniel Martínez y Graciela Villar, del Frente Amplio, es similar a los votos observados, que son aquellos votos de las personas que por alguna razón no cumplieron con alguno de los requisitos pero que se les permitió votar.

José Arocena

Hasta el momento, se han escrutado el 98% de las mesas electorales, Lacalle Pou había logrado el 48.73% de los votos, contra el 47.48% de Daniel Martínez. Por lo que, se deberá esperar hasta el jueves o viernes, de acuerdo al presidente de la Corte Electoral, José Arocena. Sin embargo, pasadas la medianoche, y a pesar de la cautela oficial, el candidato del Partido Nacional afirmó que “el 1 de marzo asume un gobierno multicolor”.

Luis Lacalle

Lacalle cuestionó a Martínez por no reconocer la derrota. “Lamentablemente el candidato del gobierno no nos ha llamado ni ha reconocido el resultado que, desde nuestro punto de vista, es irreversible”.

Daniel Martínez y Graciela Villar (de izq. a der.)

Por su parte, Daniel Martínez, desde el escenario afuera de su centro de campaña, había confirmado que, tras hablar con al Corte Electoral, aun no se podía saber quién era el ganador. En su discurso proclamó que “lo que sí queda claro es que, no importa quien, gane,no va a llegar el 50%. Esto obliga a trazar los entendimientos que nos permitan luchar por un solo país”. “Ahora, no queda más que esperar”, afirmó Martínez.

Desde el primer momento en que se pudieron dar a conocer los resultado a pie de urna, la incertidumbre se fue apoderando de la noche, ya que los números entre los candidatos eran estrechos lo que no permitieron proclamar una tendencia definitiva. Durante el escrutinio, las palabras “mesura, “cautela” y “paciencia” se volvieron en los términos insistentes en los discurso y platicas, tanto de los protagonistas como de los analistas y periodistas que cubrieron la jornada. El empate técnico se fue dando desde el mismo momento en que empezaron a darse a conocer las primeras cifras, lo que fue la constante durante toda la noche.

Nunca en la historia de Uruguay se dio unos resultados tan ajustados en la segunda vuelta. Más allá de quien gane, lo ajustado de las elecciones deberá ser tomada en cuenta a la hora de gobernar. Si bien, las encuestas publicadas el viernes antes de la veda le daban una cómoda ventaja al derechista Lacalle, el Frente Amplio confiaba de que la ventaja a favor de Lacalle era muy escasa, como fue. Aseguraron que “está elección va a ser voto a voto”. Sin embargo, el factor ultraderechista del general Guido Ríos Manini, uno de los principales integrantes de la coalición multicolor, ha sembrado dudas en muchos de la derecha uruguaya. La aparición de un comando que intentó entrar al almacén de la Plaza de Explosivos del Ejército cercano a la ciudad de Florida y los aires golpistas que ha enarbolado el general, de acuerdo a los analistas, ha sido un factor en contra para la candidatura de Luis Lacalle Pou.

Guido Ríos Manini

Desde las 7:30 en que se abrieron las mesa electorales. jornada se desarrolló de manera tranquila, como se preveía. Ya hacía el final de la jornada, se vivió una alza en el fervor de los militantes del Frente Amplio, y por las calles de la Avenida 18 de julio pasaron caravanas de autos con banderas frentistas tocando el claxon y gritando vivas a Daniel Martínez. Jóvenes caminando por la calle iban envueltos en banderas del Frente gritando “se ve, se siente, Martínez está presente”, recibiendo aplausos de personas en los balcones a lo largo de la emblemática avenida de Montevideo.

Durante la jornada, que se vivió con normalidad la mayor parte d l día, se escucharon declaraciones de políticos de todos los colores refiriéndose a la fortaleza del sistema democrático, de la alternancia y de la unidad de los uruguayos. Lo que vino a romperla fue la aparición del ultraderechista y exgeneral, Guido Ríos Manini, candidato del partido de extrema derecha Cabildo Abierto, que quedó cuarto en la primera vuelta, y miembro de la colación multicolor que impulsa a Lacalle, exhortando a los integrantes de las Fuerzas Armadas a no votar por el Frente debido a que el actual gobierno del Frente se había dedicado a atacar “sistemáticamente” al ejército.

Talvi y Lacalle (de izq. a der.)

De inmediato, el candidato del Frente Amplio, Martínez, asi como diversos dirigentes del partido, reprobaron el comentario del antiguo comandante en jefe, lo que no sucedió con los partidos de oposición, que decidieron esperar. Tanto Lacalle como Ernesto Talvi, el máximo referente del derechista Partido Colorado, también integrante de la coalición multicolor, evitaron declarar al respecto, y hasta el final de la noche no se habían definido.

Tabaré Vázquez

Cerca de las 8 de la mañana, el actual presidente Tabaré Vázquez votó apenas abrieron los comicios. La costumbre le quedó, asi lo ha expresado, de sus días de médico, y a eso de las 7:30 salió de su casa en el barrio La Teja rumbo al Club Teatro Progreso, donde le tocaba emitir su sufragio. En su declaración ante la prensa, antes de salir, dijo que su gobierno ya venía preparando la transición desde hace algunos meses, y que non tendrá problema alguno si le piden lo que sea. A pregunta de los reporteros sobre la probabilidad de que su partido no logre el cuarto mandato consecutivo, Vázquez le quitó importancia a la pregunta. Ha dicho que “hay que alternar personas y partidos, no hay drama por eso”. Y acotó, el próximo gobierno tendrá la “responsabilidad de mantener los equilibrios”.

Daniel Martínez

Daniel Martínez., candidato oficialista, votó en la sede Pocitos de la Universidad ORT, en el barrio de Pocitos. En cuanto salió del carro se le abalanzaron los periodistas y los militares congregados en la puerta del lugar. rodeado de un mar de micrófonos, cámaras y celulares, el exintendente de Montevideo recibió abrazos y saludos en su trayecto hacía la urna, una vez que se ubicó en la fila para votar platico con los medios. Aho alabó al sistema democrático uruguayo, defendió a su compañera en la formula y negó el rumor que lo siguió durante la campaña de haber sido relegado del Frente Amplio.

Ya cerca de llegar a votar declaró sobre lo que pensaba sobre lo que se disputaba en la elección.  Comentó “acá hay dos modelos de país en juego. No creo en demonizar al que piensa distinto, pero el modelo nuestro es que propone un país con justicia social. Ojalá que los logros del Frente Amplio se mantengan independientemente de quien gane, pero habrá que ver”, y agregó que cree que una buena relación con la región sí está asegurada más allá de quien gane. Para terminar, dijo que su relación “con Alberto (Fernández) es buenísima, pero si llego a ser presidente, también construiré una relación cordial con Bolsonaro. Es una falta de respeto a la institucionalidad democrática poner las animosidades personales ante que los intereses nacionales. Y terminó “ante todo, soy un institucionalista”.

Luis Lacalle

El candidato del Partido Nacional Luis Lacalle Pou votó en la localidad de Canelones cerca del mediodía. Tras votar y saludar a los militantes que se le acercaban para darle un beso o pedirle una selfie, Lacalle Pou habló con los medios y fue cauto a la hora de hablar de resultados. En caso de ganar, dijo que le pediría una reunión urgente al actual presidente Tabaré Vázquez, pero que todavía no estaba “todo el pescado vendido”. A su vez, reafirmó su tradicional pedido de unidad nacional. “Una elección no puede ser cambiar una mitad de Uruguay por otra”, afirmó.

Acerca del autor

Armando Lopez

Deja un comentario