jueves, mayo 13, 2021
Internacional

“Papá, no quiero volver al Capitolio”

El encargado de presentar el impeachment inició con un devastador video

Washington, Post. – (Agencias) Las escenas fueron dramáticas. La turba abalanzándose sobre el Capitolio siendo impulsada por un frenético presidente, que habías sido derrotado en las urnas dos meses antes.

La imagen de un policía atrapado en la puerta que defendía, presionado por la multitud que al unisonó empujaban para pasar mientras gritaban de dolor. Las lesiones que sufrió ameritaron la amputación de tres dedos.

Cada una de las escenas fueron vistas por un atónito Senado que fue del ruido cómplice al silencio colectivo mientras pasaban por sus ojos las imágenes de Trump arengando al asalto del Congreso.

De acuerdo con The New York Times, el discurso de pronunciado por representante demócrata Jamie Raskin, representante por Maryland, ante una atónita Cámara del Senado el martes, será recordado en el Capitolio probablemente por mucho tiempo.

Jamie Raskin

El discurso apeló a las emociones más profundas de cada uno de los presentes en el Senado, aun retumbando por el asalto del 6 enero al lugar de trabajo, ahí, donde ahora se juzga al perpetrador.

Raskin, cabeza del equipo acusador en el histórico segundo juicio político a Trump, habló de los horrores del 6 de enero,

Recordó el miedo vivido mientras escuchaba “el sonido más inquietante que he oído”, producido por los seguidores de un desquiciado Trump mientras golpeaban “como un ariete” las puertas del Congreso.

“A mi alrededor, la gente llamaba a sus esposas o esposos, a sus seres queridos, para despedirse”, dijo Raskin. “Estábamos aterrorizados”.

Relató cómo, su hija Tabitha y su yerno, corrieron a esconderse debajo de un escritorio en la oficina de otro legislador. “Pensaron que iban a morir”.

Contó que tuvo que disculparse con su hija por la terrible experiencia que había sufrido solo un día después de enterrar a su hermano mayor, Tommy, que se suicidó, en el “día más triste de nuestra existencia”.

Raskin le prometió a su hija que la siguiente visita a su oficina sería mejor. «Papá, no quiero volver al Capitolio», respondió Tabitha, relató su padre conteniendo las lágrimas.

Incluso para un Senado que se ha adormecido con las apelaciones emocionales, este fue un discurso extraordinario, comentó Mark Leibovich, principal corresponsal del New York Times Magazine en Washington.

Resultado de imagen para Mark Leibovich
Mark Leibovich

A pesar del desfile de representantes acusadores y dos abogados defensores que hablaron el martes, el representante Jaime Raskin, un demócrata por Maryland, fue la parte central de los procedimientos del primer día del histórico segundo juicio político a Trump.

Con la mayoría escuchando entre lágrimas, Raskin relató las imágenes más brutales de ese fatídico día.

La representante Stacey Plaskett, demócrata de las Islas Vírgenes, se limpió las lágrimas mientras escuchaba hablar al Sr. Raskin. (Foto Erin Schaff/The New York Times)

Describió como los alborotadores pro-Trump golpeaban a un policía caído con un mástil, con la bandera de los Estados Unidos aun unida.

Lo golpeaban y lo picaban con el mástil “despiadadamente, torturándolo con una bandera que estaba defendiendo con su vida”.

Describió escenas propias de un país lejano luchando contra hordas de salvajes, no del corazón de la democracia estadounidense.

«La gente murió ese día», dijo Raskin. «Oficiales terminaron con daño en la cabeza y daño cerebral. Los ojos de la gente estaban cegados por el gas. Un oficial tuvo un ataque al corazón. Un oficial perdió tres dedos ese día. Dos oficiales se han quitado la vida desde entonces”.

Refería detalles que resonaban en la audiencia con la experiencia vivida. Relató como “los miembros del Congreso, al menos del lado de la Cámara, se estaban arrancando sus pines de las solapas para que no pudieran ser identificados por la turba mientras trataban de escapar».

Se detuvo un momento, y luego lanzó el golpe con la voz cortada por la emoción, “»Senadores, este no puede ser nuestro futuro», dijo Raskin. «Este no puede ser el futuro de Estados Unidos.»

Resultado de imagen para jamie raskin en el senado
Jamie Raskin

A pesar de las imágenes gráficas que utilizó Raskin y los terribles acontecimientos que describió, su voz no tenía rencor ni acusación partidista.

Habló de cómo colegas de ambos partidos le ofrecieron condolencias el 6 de enero mientras preparaba el discurso que pronunciaría en el Congreso, que se había reunido para certificar los resultados de las elecciones.

«Tuve la sensación de haber sido levantado de mi agonía», dijo Raskin, poco antes de que ese día lo volviera a tirar.