Religión

Policía detiene un bautizo en iglesia por restricciones del coronavirus

La Policía de Londres (Inglaterra) detuvo un bautizo en una iglesia bautista el domingo 15 de noviembre, siguiendo las restricciones impuestas por el Gobierno y que incluye la prohibición de bodas y bautizos ante la segunda ola del coronavirus. Las medidas han sido criticadas por los obispos católicos de Inglaterra y Gales.

Un pastor en The Angel Church presidía un bautizo con aproximadamente 30 personas, en violación de las restricciones sanitarias. La Policía Metropolitana en Londres detuvo el evento y se apostó en las afueras del templo para impedir que ingresaran más personas, informó BBC News.

Tras la irrupción de la policía, el pastor Regan King habría acordado realizar el evento afuera de la iglesia. Según Evening Standard, 15 personas permanecieron adentro y otras 15 se quedaron afuera para rezar.

El Gobierno del Reino Unido estableció diversas medidas como el cierre de pubs, restaurantes y negocios “no esenciales” durante cuatro semanas debido a la segunda ola del coronavirus.

Las iglesias pueden abrir para funerales y para la “oración individual” pero no para “el culto público”.

El primer confinamiento, también con el cierre de iglesias, se dio entre el 23 de marzo y el 15 de junio.

Los obispos católicos han criticado las medidas para este nuevo confinamiento. El Cardenal Vincent Nichols, Arzobispo de Westminster, y Mons. Malcolm Mahon, Arzobispo de Liverpool, publicaron una declaración el pasado 31 de octubre en la que indicaron que el cierre de iglesias causaría “una profunda angustia”.

“Si bien entendemos las muchas y difíciles decisiones del gobierno, no hemos visto aún evidencia que haga que la prohibición del culto público, con todos sus costos humanos, un elemento productivo para combatir el virus”, indicaron.

Los laicos católicos también se han opuesto a las nuevas restricciones, como Sir Edward Leigh, presidente de The Catholic Union, quien dijo que las restricciones “son una gran ofensa a los católicos en todo el país”.

Más de 32 mil personas han firmado una petición pidiendo al Parlamento que permita “el culto corporativo y el canto de las congregaciones” en los lugares de culto.

Antes del segundo confinamiento, el Cardenal Nichols dijo a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– que una de las peores consecuencias del primer confinamiento fue que la gente ha sido “cruelmente separada” de sus seres queridos que estaban enfermos.

También predijo algunos “cambios” en la Iglesia, como el hecho de que los católicos deben ver la Misa remotamente.

“La vida sacramental de la Iglesia es corporal. Es tangible. Está en la sustancia del sacramento y del cuerpo reunido. Espero que esta vez, para muchos, de ayuno eucarístico nos dé un gusto adicional y agudizado por el real Cuerpo y Sangre del Señor”.

Traducido y adaptado por Walter Sánchez Silva. Publicado originalmente en CNA

Información totalmente adquirida de nuestros amigos del grupo ACI Prensa

foto: Policías en Londres. Crédito: Pixabay

Deja una respuesta